TWITTER: DICTADURA 2.0.

Tenía muchas ganas de escribir una entrada sobre esto. Ya que como usuario activo de las redes sociales llevo meses observando algo de lo que cada día estoy más asombrado.

Las redes sociales están en pleno auge, eso es algo indiscutible, pero hay un sector que especialmente las puebla. Más que las puebla, diría las domina. Y ese es el sector de la izquierda radical. La izquierda más rancia y antigua que pueda existir, que curiosamente es el estandarte de una buena parte de la juventud, aquella que domina las redes sociales, en especial Twitter.

No puedo si no mostrar mi asombro ante tanta ignorancia y por consiguiente violencia que observo cada día en esta red social tomada por completo por una izquierda en ocasiones antisistema incluso, cuyo único fin es la cacería y el machaque al que piensa diferente a ellos. La cultura del pensamiento único tan arraigada en países dictatoriales, es la que encuentra su campo de cultivo en internet, dando rienda suelta a la violencia verbal contra el “disidente”. Pero esto se ha agravado más y ha alcanzo cotas insoportables desde que todo eso se concentró en un partido político y por fin tuvieron voz. No hace falta ni que nombre a dicha formación encargada de sembrar el odio entre los más jóvenes y sobre todo los castigados por la crisis. Ellos lo saben, saben que un cerebro en formación, que se está educando es más fácil de manipular y a por ellos van. Si la edad para votar fuera a partir de 16 años, esta formación arrasaría con una mayoría absoluta aplastante. Por suerte no es así.

Twitter no es la calle. Es lo primero que deben aprender. Estas personas están tan inmersas en su mundo cibernético que piensan que los 30 millones de españoles (por supuesto hablo de electorado) son usuarios activos de twitter y creen que la realidad es  la que ven en internet.

A menudo te quieren pintar un país en la dabacle absoluta, un país insostenible a la altura de los que forman el continente africano. Un país que por supuesto no se corresponde con la realidad y que es fruto de no levantar la vista del ordenador. De  creerse absolutamente todo lo que dicen los medios de comunicación afines a sus ideologías y de no tener pensamiento crítico.

He llegado a leer cosas como “estamos peor que en Cuba” o “España es una dictadura” . Y esto te lo dice un crío de 20 años que ha vivido toda su existencia entre algodones con todas las bondades y por supuesto imperfecciones de las que le ha provisto ese Estado capitalista que tanto les repugna.

En twitter está prohibido criticar a Podemos. Totalmente prohibido. Si te atreves te enfrentas a una legión de seguidores hambrientos de sangre, que no dudarán en machacarte e insultarte con tal de que no puedas expresar tu opinión. Los líderes de esta formación no solo lo consienten si no lo que lo alientan. Fomentan el odio porque saben que ese es su voto, el del castigo, más que el de las propuestas. Saben que la gente no les votará por lo que proponen si no por lo que critican. Y mientras más feroz y violenta sea esa crítica más votos ganarán.

“Mil votos más para Podemos”. Esa es la expresión que usan a menudo cuando sale a la luz algún escándalo de este partido. La falta de personalidad queda más a la vista que nunca y por supuesto el pensamiento infantiloide y adolescente de “hago esto porque me dices que está mal”.

“Vete a votar al ppsoe” o “aquí los únicos que roban son el ppsoe” , es la respuesta típica a una critica hacia alguno de los miembros del partido morado. La defensa a ultranza de cualquier chanchullo que perpetre esta gente, como si les fuera la vida en ello.

Estoy 100% convencido que la mayor parte, si no todos, de esos jóvenes de las redes sociales que se dedican a pisotear al “disidente” no tienen ningún problema económico y viven como Dios, y que los realmente castigados por la crisis, los parados de larga duración, las familias que sufren porque no pueden alimentar a sus hijos, que tienen la nevera vacía y los que pasan pobreza energética, lo último en lo que piensan es en estar en twitter las 24 horas defendiendo a un partido y machacando al contrario.

Es la edad revolucionaria, lo entiendo, yo también pasé por eso. Fruto de la ignorancia y de estar en una etapa voluble en la que puedes ser manejado con facilidad. Consecuencia de haber pasado olímpicamente de la política “porque eso es un rollo” y de repente interesarse por ella cuando sale a la palestra esta gente. El resultado es que te has perdido muchos años , no puedes llegar al panorama político y comenzar a dar caza por twitter cuando no tienes ni idea de cómo funciona la política y no tienes conocimientos ni nivel. El nivel del debate político que antes estaba muy alto ahora con la irrupción de todos los nuevos analistas políticos de twitter ha alcanzado cotas paupérrimas. Ya no es posible debatir sobre propuestas económicas o sociales porque es muy difícil encontrar a otros que como tú siempre se haya interesado por la política. Casi todos son de este nuevo perfil a los que no les puedes exigir una respuesta  más a parte de “¡PODEMOS!” “A la mierda el ppsoe” “chorizos a la puta cárcel”  etc.

Más que una entrada esto ha sido una reflexión. El circo ya tiene montada la carpa hace mucho tiempo y no tiene intención de desaparecer.

Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR