OBAMA: YES WE CAN (EL AUTÉNTICO)

Hace tiempo me apetecía escribir sobre EEUU. Nunca lo he hecho y creo que ya era hora de salirse del , a veces, agobiante panorama político español y abrir miras a otros estados.

De modo que hoy me centraré en la primera potencia mundial, la cual, día sí , día también es protagonista mundial, pero más últimamente después del histórico acercamiento a Cuba.

Creo que es importante empezar por algo básico y que poca gente conoce , y es el sistema electoral de este país. Tan particular como , en ocasiones, injusto, pero que ha funcionado bien siempre y al que curiosamente nadie pone ni una sola pega.

Bien, como todo el mundo sabe EEUU se divide en 50 estados (uno por cada estrella de la famosa bandera) . Cada estado tiene asignados un número de puntos , dependiendo del número de habitantes.

Cabe destacar que en EEUU las elecciones legislativas se celebran cada dos años por separado de las presidenciales.

Durante las elecciones presidenciales , todos los estadounidenses mayores de 18 años y previamente inscritos (es importante inscribirse en el registro , no como en España donde al cumplir 18 automáticamente tienes derecho a votar) están llamados a las urnas.

Aquí entra la injusticia de este sistema , ya que los votos del que pierde las elecciones son como si no existieran.

ElectoralCollege2012

Por ejemplo, el estado de Texas tiene asignados 38 puntos. Si en este Estado los demócratas sacaran un 49% de los votos y los republicanos un 51%, los republicanos se llevarían los 38 puntos y los demócratas 0. Y así con todos los estados.

La mayoría de los Estados tienen a su partido favorito y nunca cambian , eso quiere decir que hay unos cuantos estados en los que siempre ganan los demócratas y otros tantos en los que siempre ganan los republicanos. La decisión final siempre la tienen siete estados díscolos que es donde suele variar el voto : Florida, Ohio , Virginia , Wisconsin , Colorado , Iowa y New Hampshire. Razón por la cual todos los mítines de campaña se realizan en estas regiones.

Pues bien , una vez explicado esto. Pasamos a lo importante: Obama.

Obama ganó las elecciones presidenciales en 2008. Todo el mundo lo vio como una esperanza de cambio. Quizás decepcionara a algunos, o puede que tuviera las expectativas demasiado altas. Pero lo cierto es que este presidente está a punto de pasar a la historia como uno de los mejores mandatarios que ha tenido este país.

Teniendo en cuenta que en EEUU no existe la izquierda como tal. Ambos partidos , demócratas y republicanos , podrían considerarse de derechas. La diferencia radica en que los republicanos son derecha radical, muy radical, y los demócratas siempre han sido más liberales, más sociales. Pero todo eso cambió cuando llegó Obama. Y llegó para establecer una gruesa línea diferenciadora entre ambos partidos. No solo en su defensa de la tolerancia, el respeto y la paz. Un ejemplo muy vistoso podría ser su apoyo a la legalización del matrimonio homosexual, impensable en EEUU hasta que llegó Obama al poder, pero sobre todo su ambicioso y necesario siempre en este país, proyecto de reforma sanitaria.

EEUU siempre ha sido la tierra de las libertades y entre sus muchos fallos, destaca algo que jamás han sido capaces de cambiar, una tara social que podríamos calificar de intolerable, pero que nadie se ha atrevido o ha querido cambiar nunca y es su vergonzoso sistema sanitario.

En EEUU la sanidad es privada en su totalidad. Esto quiere decir que si no tienes trabajo, no tienes derecho a sanidad. La sanidad se la rifan entre aseguradoras privadas que puedes contratar solo cuando dispones de un contrato de trabajo. Y los peligros de que el sistema sanitario esté en manos de aseguradoras es que ellos deciden si te conceden la póliza o no, en base a tu historial clínico. Si vas a contratar tu primer seguro y padeces un cáncer o una enfermedad crónica, ten por seguro que de nada te servirá tener un contrato de trabajo, ninguna compañía querrá asegurarte.

El plan de Obama consistía en la creación de un sistema sanitario público , más parecido al europeo, para dar cobertura en la medida de lo posible a la mayoría de los 45 millones de estadounidense que no tienen derecho a sanidad y obligar a las aseguradoras a dar cobertura a los pacientes tuvieran el historial clínico que tuvieran.

A pesar de las resistencias dentro de su propio partido y sobre todo del partido republicano, Obama consiguió instaurar el llamado Obamacare, aunque no tal y como se concibió, aunque yo espero y deseo que finalmente los estadounidense puedan acceder los servicios sanitarios que merecen.

Este no es el único logro de este presidente. De encontrarse un país con una tasa de desempleo del 7,5 y que fue subiendo como la espuma por culpa de la velocidad de crucero en la nefasta gestión de George Bush, se situó en el 9,1 a finales de 2011, cuando la crisis mundial estaba en pleno apogeo. Obama inyecto en el sistema financiero más de 600 mil millones de dólares de la reserva federal y consiguió sanear el sistema bancario, lo que se tradujo en un crecimiento inmediato y actualmente EEUU tiene un incremento de su PIB de más del 5%. Todo en 3 años.

La captura y ejecución del terrorista más buscado del planeta: Osama Bin Ladem, también forma parte del historial de victorias de Obama.

El último logro. El fin del histórico enfrentamiento con Cuba.

Cuando triunfó la revolución cubana a finales de los 50, EEUU sometió a la isla a un duro bloqueo comercial que ha durado hasta hoy. Enemistad que Obama ha querido romper, no sin intereses políticos de por medio. Ya que uno de sus motivos era debilitar a Venezuela y sobre todo a Rusia con la que mantiene un pulso que tiene en tensión a medio mundo con la crisis de Ucrania. La única forma de dejarles solos era este acercamiento al régimen.

La pega a todo esto: los demócratas perdieron las elecciones legislativas este mismo año por lo que Obama prácticamente ha perdido el poder para legislar dependiendo exclusivamente de los apoyos que le quieran dar en el partido republicano.

Su lucha contra un problema que sufre EEUU desde siempre también ha sido crucial, y es el manido tema del dudoso derecho a portar  armas.  Obama estaba dispuesto a limitar su uso , algo que ha sido incapaz de hacer porque curiosamente ni los propios americanos están a favor de ello, a pesar de tener un abrumador historial de tiroteos en institutos y colegios.

¿Algo que reprochar? Su falta de contundencia y mano dura contra el Estado Islámico, pero eso es otro tema demasiado amplio y al que dedicaré una entrada completa.

Esto es solo un pequeño ejemplo de lo que este hombre ha conseguido en tan poco tiempo para una nación tan importante como EEUU. Puede que no haya sido el mesías que muchos esperaban que fuera y que seguramente ese nobel de la Paz que le concedieron fuera demasiado precipitado, pero lo cierto es que Obama ha cambiado el mundo , o al menos está haciendo todo lo posible por cambiarlo.

Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR