PACTAR CON EL DIABLO

Comienza 2015. El año electoral más convulso desde 1936, y es que las analogías con las elecciones de aquel año son más que evidentes.  Pactar va a ser esencial para poder gobernar, al menos para hacerlo con algo de estabilidad. Por delante tenemos 4 meses hasta las elecciones municipales y autonómicas y 11 meses, como mínimo hasta las Generales.

ELECCIONES MUNICIPALES.

Quizás estas elecciones no disten mucho de las elecciones tradicionales, por varios motivos. Podemos no se presenta. Ese partido tan cercano al pueblo, tan ciudadano, que rechaza estar en los ayuntamientos. Ellos son más de la política de altas esferas. Me recuerda mucho a aquella frase del despotismo ilustrado del siglo XVIII “Todo para el pueblo pero sin el pueblo”.  Y otro motivo es que a nivel municipal la gente suele tender más hacia los partidos tradicionales . El tablero político de las municipales no va a diferir mucho del actual. Es posible que el PSOE gane terreno y arrebate la alcaldía a bastantes ciudades gobernadas por el PP, entre ellas posiblemente Madrid , en el caso de que Esperanza Aguirre no sea candidata. Pero por lo demás no se esperan grandes cambios en los municipios.

ELECCIONES AUTONÓMICAS

Las elecciones autonómicas se celebran junto con las municipales en toda España excepto en Andalucía, País Vasco, Galicia y Cataluña.  Y aquí sí se presenta Podemos y es posible que de el pelotazo en algunas de las comunidades donde más tirón tiene, entre ellas Madrid. Aquí es donde comenzará la fiebre de Pactos, pero sin llamar la atención ya que hay que reservarse para las generales y no conviene defraudar al electorado, serán más bien acercamientos.  Con Tania “Pisos de protección oficial” Sánchez de candidata por IU, y siempre favorable al pacto con la formación de su novio Pablo Iglesias, no se descarta una coalición entre ambas formaciones que se pueda hacer con el control de la Comunidad. Aunque por otra parte la Comunidad de Madrid ha sido un feudo histórico del Partido Popular y las encuestas les auguran una victoria incluso con el no electo Ignacio González.

ELECCIONES GENERALES

Y aquí empieza ya la fiesta. Damos por hecho que ninguna formación pactará antes de las elecciones y que lo más vergonzoso es que el Gobierno de España se decidirá en los despachos, de modo que podemos olvidarnos de la mítica imagen de Ferraz o Génova con las banderas saltando en el balcón, porque el presidente del Gobierno no se decidirá el mismo día de las elecciones. Por supuesto todo esto partiendo de las encuestas actuales. Ya que todo puede cambiar en un año.

Las encuestas auguran un resultado incierto. Cada sondeo da por ganador a un partido distinto. La gran mayoría al PP, otros a Podemos y otros, los que menos, al PSOE.  Los tres se mueven en porcentajes en torno al 25% , lo que quiere decir que hemos pasado del bipartidismo al tripartidismo, ya que solo tres formaciones reúnen al 75% de los votos.

Una cosa hay evidente, Podemos ya ha alcanzado su techo electoral. Su estimación no superará el 25 o el 27% y es muy posible que el PSOE tampoco aunque su techo electoral sea mucho más amplio, sus votantes se han ido a otras formaciones o son votantes socialistas desencantados. Pero el verdaderamente peligroso es un enemigo al que muchos están infravalorando y es posible que de la sorpresa , y es el fantasma de la abstención.  Me refiero , cómo no, al Partido Popular.

El PP tiene una ventaja, algo con lo que no cuenta el PSOE. Y es que los votantes del PP no se han ido a otras formaciones . Es cierto que una parte pequeña se ha marchado a UPyD o a Ciudadanos , pero el grueso del electorado popular está en la abstención. Son votantes desencantados o enfadados con su partido que ahora mismo prefieren no decir a quién van a votar de ahí que en las encuestas el PP haya perdido casi 20 puntos. Pero que a la hora de echar la papeleta en la urna es muy posible que se decanten por el partido de Gobierno , por una explicación muy sencilla:  Podemos cree que la campaña de ataques del PP tiene como fin desacreditar a la formación de Pablo Iglesias y evitar que siga ascendiendo imparablemente. Pero nada más lejos de la realidad. El mensaje del PP con sus continuos ataques a Podemos no va a dirigido a inculcar miedo al electorado afin al partido de Iglesias . Va dirigido a implantar el miedo entre sus propios votantes que están en la abstención, mandándoles un mensaje de “Por muy enfadados que estéis con nosotros, somos nosotros o el caos”.  De ahí que ahora también empiecen a arremeter con el PSOE, iniciando una campaña inaudita pero a la par efectiva para ellos, elogiarlos dando a entender que pactarán con ellos en una gran coalición y mandándoles un mensaje a los votantes socialistas de “para votar al Psoe y que pacten con nosotros, votadnos a nosotros directamente o absteneos” y por otra parte otro mensaje dirigido a los votantes populares  insinuando un pacto entre Psoe y Podemos.  De modo que está claro que el fin de ambos partidos , PP y Podemos es el mismo:  Eliminar al PSOE de la competición.  Podemos aspira a ocupar el sitio del Psoe en el tablero político y el PP aspira a que la formación de Pedro Sánchez sea únicamente un instrumento para poder formar gobierno, una llave que le permita alcanzar la mayoría que necesitan para gobernar, algo así como el Pasok de Grecia, situado en la marginalidad y cuya función es únicamente la de llave para gobernar.

El Psoe quizás es el que tiene un problema más gordo, ya que o consigue una mayoría amplia para gobernar en solitario o está abocado a decepcionar a todo el mundo, ya que sería la llave de ambos partidos.  La decepción sería mayúscula haga lo que haga. Tanto si Pacta con Podemos como con el PP.

Si el PSOE decide pactar y formar gobierno con Podemos, se produciría un doble terremoto, tanto por la parte de Podemos por pactar con “la casta” a la que tanto han acribillado y masacrado y por la parte del Psoe por hacer lo mismo con una formación a la que han tachado continuamente de populista y con la que Pedro Sánchez negó categóricamente  un posible pacto “Ni PP ni Populismo, Partido Socialista Obrero Español” , esas fueron sus palabras.  Pero aún así es posible que el PSOE sobreviviera a este pacto, el  mas perjudicado por esta coalición sería Podemos.

Pero si el partido de Pedro Sánchez decide formar la famosa gran coalición con el PP, significaría su desaparición ipso-facto, en el caso de que el partido ganador fuera el de Rajoy. Si ganara las elecciones el SOE  y decidiera pactar con los populares , se podría salvar de la debacle y la decepción general  de su electorado ya que “el presidente al menos sería socialista”, pero si ocurre al contrario, el Psoe tendría que ir haciendo las maletas para marcharse.

Por otra parte están UPyD y Ciudadanos, dos partidos que no han sabido venderse y que a pesar de no contar con ningún caso de corrupción no terminan de despegar. Ciudadanos acaba de entrar en la política nacional y es posible que también de alguna sorpresa en las elecciones de Noviembre, pero su escasa presencia en los medios de comunicación, monopolizados por Podemos, no ayuda a que terminen de cuajar en el electorado.

Este es el panorama que se presenta de cara a los próximos comicios. Teniendo en cuenta las encuestas de las que disponemos tenemos por delante un apasionado año electoral en el que todos sacarán su artillería pesada.

Saludos.

pactarconel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR