EUROPA: REGRESO A LOS AÑOS 30.

Somos muchos los que pensamos que Europa está volviendo a revivir una de sus etapas más negras, ya que los elementos socioeconómicos que se están dando en la actualidad guardan una gran similitud con los que se dieron hace ya 80 años.

Año 1929: la sobreproducción mundial de bienes  y la especulación agresiva produjeron la quiebra del sistema financiero de EEUU. El famoso crack del 29, dónde la bolsa de Nueva York se derrumbó de manera espectacular, dando lugar a un inmediato contagio a Europa y sobre todo a Alemania, donde dependían casi al completo de préstamos estadounidenses y que al cortarse de raíz el crédito, su economía se vio rápidamente mermada.
En este contexto de Gran Depresión es cuando aparece Hitler y su imponente labia para encandilar masas a golpe de discursos populistas. La crisis que se estaba cebando con el pueblo alemán -más de siete millones de desempleados- fue campo de cultivo para implantar un odio hacia el sistema establecido y erigirse como la solución a los problemas de todos los alemanes. La defensa de los derechos de los trabajadores, de las oportunidades de los jóvenes y sobre todo la demonización de los partidos tradicionales a los que culpaba de la situación del país, fueron sus discursos más comunes.

Así con el ambiente de desesperación reinante Hitler “ganó” las elecciones de 1933 . La historia de cómo Hitler se perpetuó en el poder es muy larga pero lo resumiré en que utilizó “fallos” en el sistema democrático alemán que le permitieron ser nombrado canciller y entre cosas ilegalizar partidos para poder obtener la mayoría absoluta y así cambiar las leyes a su antojo.

Pues bien, todo lo que ocurrió a continuación lo conocemos de sobra. Así que volvamos al siglo XXI.

O no, porque la situación en la actualidad no dista mucho de la sufrida en Europa en aquellos terribles años 30. Sufrimos una crisis económica de nuevo proveniente de EEUU, de nuevo un contagio a Europa y de nuevo el surgimiento de partidos radicales y populistas y la radicalización de los que ya están, de todas las índoles, tanto izquierda como de derecha.

Pero los países más significativos en los que se está dando este resurgimiento del radicalismo son cuatro: Francia, Grecia, España y en menos medida Italia.
– En Grecia de hecho , son dos los partidos que han saltado a la palestra, uno de extrema derecha neonazi “Amanecer Dorado” y otro de extrema izquierda “Syriza”. Syriza en realidad es un partido surgido en 2001, pero sin demasiada presencia y que pasaba totalmente inadvertido hasta que la crisis económica hundió a Grecia que fue cuando comenzó a despuntar. De modo que aunque no sea un partido nuevo podemos considerarlo un resurgimiento. Que sea Grecia el partido donde más radicalismos políticos se dan no es una casualidad sino más bien una causalidad. Es el país más castigado de Europa por la crisis.

greciaa
– En Francia se encuentra el partido de extrema derecha “Frente Nacional” con un discurso calcado al de Amanecer Dorado. Xenófobo, racista y homófobo. Marine Le Pen ha sabido ganarse a buena parte de los franceses hasta ser actualmente la primera fuerza política en intención de voto. Su discurso, de nuevo, populista y simplista cargado de odio.

RASSEMBLEMENT DU FRONT NATIONAL AU PALAIS ROYAL
– En España tenemos a Podemos, ampliamente conocido por todos, de modo que no me voy a detener mucho.

iglesias2-680x365
– Y en Italia se encuentra (ya con menos fuerza) El Movimiento 5 estrellas del cómico y humorista Beppe Grillo, con un discurso anti europeo y abogando una vez más por discursos populistas como implantar el libre acceso a internet para todo el mundo. Grillo consiguió ser el partido más votado en las elecciones de 2013, aunque gracias a la suma de las listas coaligadas de los demás partidos, quedó en tercera posición.

Beppe_Grillo_-_Trento_2012_01

No es una casualidad tampoco que los países que más sufren la crisis, sean supuestamente lo más corruptos de Europa. La verdad es que no lo sabemos. Lo que sabemos es que la percepción de la corrupción es mayor cuando la economía comienza a ir cuesta abajo.

La corrupción no es mayor ni menor que hace una década o dos. Lo que ocurre es que cuando falta dinero en el bolsillo del contribuyente, es cuando comenzamos a mirar el que tiene en su bolsillo el que maneja nuestros ahorros y se encarga de recaudar impuestos. Y este es papá Estado. Cuando las cosas nos van bien no nos importa si nos están robando o no. Tenemos dinero en nuestra cartera, si otro se lo está llevando calentito no me importa (o no me entero) porque a mi no me falta de nada. Pero cuando ese dinero se ha esfumado la cosa cambia radicalmente. De modo que puedo afirmar que la corrupción política atroz, (no estoy hablado solo de España, sino de todos los países) es consecuencia de la dejadez de la ciudadanía que no ha prestado atención a lo que ciertas personas hacían porque teníamos la barriga llena y no nos importaba, y esto ha sido campo de cultivo para que los corruptos trincaran lo que les diera la gana. Porque tampoco es casualidad que la inmensa mayoría de los casos de corrupción que estamos conociendo ahora sean tramas que se perpetraron antes de la crisis. Desde que todas las ratas están saliendo de la alcantarilla, ningún político se ha atrevido a meter la mano en cartera ajena. Por lo que podemos decir que hoy hay menos corrupción que nunca puesto que, por fin, están siendo juzgados todos los casos que han estado ocultos durante años o décadas ( y los casos que quedarán por descubrir).
España, ni Grecia, ni Portugal es más corrupto que Alemania o Reino Unido, de eso estoy seguro, lo que ocurre en esos dos países están en la situación que estábamos nosotros: Barriga llena, roba lo que quieras porque no me entero.

Ante situaciones extremas, la gente busca soluciones extremas, y esta es la causa del surgimiento de partidos extremistas. Ellos son los que ofrecen soluciones mágicas y milagrosas a las situaciones desesperadas que sufre la ciudadanía, para poder alcanzar el poder rápidamente, porque saben que las crisis son pasajeras y que cuando amaine la tormenta ya no tendrán sentido. De modo que su carrera es contrarreloj. Agarrarse a un clavo ardiendo nunca ha sido la solución y mucho menos repetir etapas de la historia que ha costado décadas superar y que aún sufrimos sus consecuencias.
Que nadie lleve a equívoco mis palabras. Esto no es un discurso a favor de los partidos tradicionales. Es un discurso a favor de la cordura, a pensar en qué debemos hacer para salir de esta. Y sobre todo que nadie nos va a dar nada hecho. De la crisis solo salen los ciudadanos, no nos va a sacar ningún encantador de serpientes.

Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR