GRECIA SE LANZA AL ABISMO

Ayer, 25 de Enero de 2015, Grecia decidió apostar por el cambio. El país más castigado por la crisis votó en masa a la coalición de izquierda radical “Syriza”, con un ideario político que aboga por alejarse de los dictados de La Troika.

Pero vayamos a la cronología muy resumida de los acontecimientos:

Nueva Democracia, el gobierno conservador surgido tras las elecciones de 2004 después de más de dos décadas de Gobierno del Partido Socialista (Pasok), estuvo durante cinco años marcado por la corrupción y el saqueo de las arcas del Estado aparte de un uso fraudulento de las cuentas públicas maquillándolas hasta el esperpento. De un déficit real del 12% , solo constaba oficialmente un 7%.

Con este escenario se encontró el PASOK cuando de nuevo volvió a ganar las elecciones en el año 2009, con mayoría absoluta en esta ocasión. Tras denunciar el maquillaje de las cuentas de Nueva Democracia y la disparada deuda pública que tenían, el primer ministro Papandreu, tuvo que arrodillarse a las exigencias de la Troika y pedir un primer rescate de 110 mil millones de euros en 3 años. Recorte de pensiones y servicios básicos fueron necesarios para acceder a esta primera ayuda condicionada a un plan de reformas ineludible.

En 7 meses el déficit de Grecia se redujo en un 40%, pero los recortes no cesaron. Al tijeretazo de los salarios de funcionarios se sumó un espectacular plan de privatizaciones por valor de 50 mil millones de euros, y una reforma de las pensiones que hizo perder poder adquisitivo a los pensionistas.

En 2011 el primer ministro dimite ante la petición fallida de referéndum sobre la re-financiación de la deuda griega y el tecnócrata Papademos es colocado en su lugar. Pero las continuas tensiones y negociaciones con La Troika provocaron la celebración de unos nuevos comicios en 2012. Nueva Democracia resulta vencedor de nuevo. Incomprensiblemente, el gobierno que les llevó a la ruina vuelve a ganar las elecciones pero no consigue una mayoría amplia para gobernar. De modo que la solución es formar Gobierno con el PASOK. Una medida que supone la sentencia de muerte para el Partido Socialista Griego.

George-Papandreou-left-an-001
Papandreu y Samaras acuerdan la formación de un gobierno de Colación entre Pasok y ND.

El Primer Ministro Antonis Samarás, continuó la senda reformista marcada por La Troika que, si bien es cierto que consiguió reducir el paro y aumentar unas décimas el PIB del país, no consiguió apaciguar los ánimos de la población y las huelgas y protestas continuaron. En estos tiempos Syriza ya se perfilaba como primera fuerza política en las encuestas. Un partido surgido en el año 2001 y que podría equipararse a IU en España, por mucho que Pablo Iglesias haya querido hacer suya la marca Syriza. El Partido de Alexis Tsipras empezó su andadura sin demasiado ruido, con resultados discretos en torno al 4-5%. Pero conforme las crisis helena fue agravándose, la formación de izquierda radical fue escalando posiciones de forma espectacular hasta el punto de gobernar algunas regiones en las elecciones regionales y municipales de 2014.

Pero la bomba llegó en diciembre de 2014 cuando el Primer Ministro anunció de nuevo elecciones anticipadas. Todos los sondeos apuntaban a la victoria de Syriza. Y así fue. Ayer 25 de Enero, Alexis Tsipras consiguió la victoria rozando la mayoría absoluta.

El mensaje de Tsipras: Terminar con la austeridad y negociar con La Troika una restructuración de la deuda.

Hasta aquí un resumen bastante escueto de la crisis griega, que si bien el fondo es mucho más complejo, resume el periplo agónico por el que ha pasado el país heleno.

Tsipras_EDIIMA20150123_0188_5
Alexis Tsipras celebrando la aplastante victoria de Syriza.

Si bien el gobierno de Nueva Democracia de Samarás no consiguió mejorar la caótica situación existente, en mi humilde opinión, lo peor que podían hacer los griegos es lanzarse a los brazos del populismo. Grecia se encontraba en un callejón sin salida. O seguir con la senda reformista de Samaras sin que la situación mejorara en exceso, u optar por un partido populista cargado de propuestas imposibles, aunque muchas de sus medidas, que explicaré después, sí son factibles. Pero lo cierto es que Nueva Democracia ha conseguido exactamente el mismo resultado en estos comicios que en los de 2012, lo que hace pensar que quizás la situación estaba tendiendo a estabilizarse. La victoria de Syriza ha sido posible gracias al hundimiento del PASOK, que ha pasado a ser sexta fuerza política, y al trasvase de sus votantes al partido de Tsipras. La irrupción como tercera fuerza política del partido Neonazi “Amanecer Dorado”, que tiene a media cúpula en la cárcel, también ha sembrado la preocupación y el desconcierto.

España aportó a los rescates de Grecia casi 30 mil millones de Euros. Un país también ahogado como el nuestro, aunque por suerte, en una situación mucho mejor que Grecia, hizo un esfuerzo con sus socios europeos para que el país heleno pudiera pagar a sus funcionarios y pensionistas. Que el nuevo gobierno resultante decida imponer sus propias reglas , exigiendo cuándo y cómo devolver una deuda contraída por ellos mismos que sirvió para poder mantener los pocos servicios básicos que quedaban, es un insulto a toda la UE. Aunque Syriza se desligase de la Troika y de la UE, seguiría debiendo cientos de miles de millones y tendría que seguir aplicando una austeridad necesaria. El planteamiento de salir de una crisis gastando más es algo que escapa del razonamiento común. El crecimiento basado en el endeudamiento es lo que ha provocado las crisis que sufren tanto Grecia como España. Seguir por ese mismo camino solo provocaría más deuda y más pobreza y sobre todo más austeridad.

La situación es la siguiente, para que nos entendamos.

  • No quiero más austeridad, quiero que me reestructuréis la deuda, que me hagáis una quita y que a parte me dejéis más dinero.
  • Vale, reestructuración y quita, perfecto aunque ya te hemos hecho varias. Pero o haces ciertas reformas o no te dejamos más dinero.
  • ¿Por qué?
  • Porque dentro de un año me vas a venir con el mismo cuento de la quita y la reestructuración.
  • No, no.
  • Me estás diciendo que quieres que perdone una parte de la deuda y que además te dé más dinero para gastar y endeudarte. Si no puedes pagarme lo que debes ahora, ¿cómo me vas a pagar lo que quieres que te preste? ¿Quién me dice que no vas a hacer lo mismo?
  • Bueno que es lo que hay, no te vamos a pagar toda la deuda, así que o me dejas más dinero o no te pago ni un euro.
  • Vale, mira, ahí tienes la puerta. Tu país solo es un 2% del PIB de Europa, te sales del euro y te las apañas para pagar pensiones y servicios básicos.

De modo que Tsipras tiene dos caminos y ambos le va a suponer convocar elecciones en un año como máximo.

  1. Llevar a cabo su programa electoral, lo que supondrá la quiebra absoluta de Grecia.
  2. Cumplir con La Troika como los demás Gobiernos y decepcionar a toda Grecia.

La opción que no es contemplable es que Grecia crezca y solucione su crisis brutal subiendo sueldos con un dinero que no existe, endeudándose más y pidiendo préstamos que nadie le va a conceder.

Pablo Iglesias no ha dudado en subirse al carro, aunque realmente el partido hermano de Syriza sea Izquierda Unida, no Podemos.

Alexis Tsipras and Pablo Iglesias
Pablo Iglesias y Alexis Tsipras

Pero lo cierto es que el programa electoral de la formación radical de Tsipras está plagada de puntos de una lógica aplastante, que no por populistas dejan de ser válidos y perfectamente factibles, como la abolición de los privilegios de la iglesia, la igualdad salarial de hombres y mujeres, sanidad gratuita para todos los griegos o la apuesta por las energías renovables. Pero la inclusión de medidas irracionales y que conllevan el aumento exacerbado del gasto público sin control hace que nos tomemos a guasa el resto. Medidas calcadas a las de Podemos (o más bien al revés) como la salida de la OTAN o la nacionalización de la banca y de las empresas de sectores estratégicos. Si alguien me explica de dónde va a sacar Tsipras los miles de millones necesarios para la innecesaria nacionalización de estas empresas, teniendo una deuda pública del 170% del PIB y con una prima de riesgo de 900 puntos, que me lo explique.

Por desgracia, no hay mejor revulsivo para el populismo que sufrimos en España que la miseria en la que se va a sumir, más aún, el país que un día fue cuna la democracia. Aunque cabe recordar de todas formas que Syriza NO ES Podemos. Ellos no tienen vínculos bolivarianos ni están financiados por ningún régimen teocrático. Mientras Syriza incluye propuestas populistas entre medidas factibles y realizables, el programa de Podemos es un cúmulo de disparates sin sentido. De modo que en el hipotético, irreal y utópico caso de que el experimento de Syriza saliera bien, el espejo donde mirarse sería en todo caso Izquierda Unida, NO PODEMOS.

Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR