ÉL CREYÓ QUE ÉRAMOS TONTOS

Hoy me alejo un poco de los datos y las noticias para centrarme en una reflexión.

En efecto, como reza el título de esta entrada, él creyó que éramos idiotas, pensó que tendría un camino cubierto de pétalos de rosa, un sendero allanado para sembrar sus semillas populistas. Lo pensó durante un tiempo, pero no contó con las piedras y más tarde rocas que se encontraría por el camino.

El Mesías que ha llegado para salvar al país, venía con la lección aprendida desde la República Bolivariana. Todas las recetas que llevaron a Chávez al poder apuntadas para seguirlas al pie de la letra: la casta, los círculos, las consignas – tic tac, emponderamiento del pueblo, proceso constituyente- todo formaba parte de la estrategia del comandante que le sirvieron para imponer la dictadura comunista que hoy sufre Venezuela.

El contexto socioeconómico que hoy padece España es exactamente el mismo que sufría Venezuela allá por el año 98: Una importante crisis económica auspiciada por dos partidos – uno conservador y otro socialdemócrata- que estuvieron 40 años alternándose en el poder y una clase política carcomida por la corrupción. Ese era el escenario que existía allí. Y curiosamente aquí se está dando una fotocopia de aquella situación.

Pero no contaba con la astucia del pueblo español. Un pueblo al que ya se la han metido doblada unas cuantas veces. La estrategia chavista de ofrecer y prometer unicornios rosas le sirvió a Pablo Iglesias durante unos meses, demasiados. Pero afortunadamente España no es Venezuela, en eso tengo que darles la razón a los seguidores de Podemos.

Los medios de comunicación, los políticos, los periodistas , todos se encargaron de desnudar y desguazar a Pablo Iglesias y sus compinches y solo hizo falta una semana después de las lecciones Europeas para sacar a la luz sus tonteos con el régimen bolivariano. Y es que la cúpula del partido morado no contaba con algo que no existía a finales del siglo XX. Y es la maldita Hemeroteca. Una hemeroteca que por sí sola se ha encargado de desgranar todo el turbio pasado de los dirigentes de Podemos. Desde charlas en Herriko Tabernas, hasta halagos a Hugo Chávez, fiestas etílicas ondeando banderas soviéticas y Stalinistas o fundaciones que recibían dinero bolivariano.

La lupa se incrustó rápidamente en el trasero de la cúpula comunista para sacarles todas las vergüenzas que pretendían ocultar. No hay miedo al cambio, no hay miedo a que se acabe ningún chollo. Los feroces ataques a Podemos responden al miedo ,sí, pero al miedo a que acabe en nuestro país una democracia que tanto ha costado levantar, con sus imperfecciones, que son muchas, pero democracia al fin y al cabo. Una democracia que Pablo Iglesias desprecia, compuesta por unos votos sobre los que Pablo Iglesias escupe y que queda constatado en el momento en que se autoproclama líder de la oposición sin que nadie le haya votado, ¿Puede haber un gesto más dictatorial que ese?

Creían que la revolución iba a fluir por un camino lleno de señores tocando violines. Y en cierto modo ha ocurrido. Hay que reconocerles el mérito de haber abducido a una parte importante de la población, de haber provocado un ruido que pocas veces se ha escuchado en nuestro país. Aún así, todo tiene su cara positiva. Y esa cara es la canalización del hartazgo de una parte de la sociedad. Como dijo Iñaki Gabilondo: ¿Se imaginan como estarían las calles de España si no existiera Podemos? También tiene otra connotación y es el haber levantado fístulas llenas de pus en los dos partidos que estaban acomodados en la alternancia, obligándoles a reinventarse , renovarse y mira, eso sí es verdad, a ponerse nerviosos. Que falta les hacía.

Pero también tiene otra cara muy oscura. Y es el dar voz -aparte de la ciudadanía harta- a ese sector radical que nunca la tuvo. El peligro de que la minoría extremista pueda sentirse identificada con este partido y pueda encumbrarlos al poder ya no es una connotación positiva. El voto es el arma más potente que tiene un ciudadano y este tiene la responsabilidad de usarlo para cambiar su país, no para castigar. El voto castigo es lo que llevó a Venezuela al desastre. Ese mismo voto es el que está abocando a Grecia a la quiebra y es el mismo que encumbró a Hitler al poder.

Pero como digo, Pablo Iglesias y sus secuaces se han encontrado con un muro de metacrilato llamado sentido común. Qué le vamos a hacer, a los españoles nos gusta la democracia, nos gusta mucho. Y mientras muchos se fijan en ese 25% que votarían a Pablo Iglesias, otros nos fijamos en que hay un 75% que jamás lo haría.

Un 25% que podríamos desgranar entre la buena gente que piensa de verdad que Pablo Iglesias es la salvación a este país, los radicales comunistas-antisistema con iPhone y Los jóvenes en edad revolucionaria y que usan el “soy de Podemos” como método de integración social. No lo neguemos, entre la juventud “ser de podemos” es lo que se lleva. Hasta Froilán es simpatizante. Pero la intención de la cúpula de Podemos de instaurar una dictadura en España , afortunadamente va quedándose poco a poco en eso. En una intención.

Un inaudito éxito basado en encuestas , algo jamás visto en ninguna parte del mundo. Y que teniéndolas en cuenta podemos observar cómo el partido morado poco a poco va bajando peldaños casi a la misma velocidad que los subió. Algo así como una bola de nieve que ha ido arrastrando todo a su paso y haciéndose cada vez más grande, pero que conforme va llegando a un terreno allanado , va minando su velocidad . Y cuando ya está parada, llega el momento en que se abre el cielo y los rayos de sol la hacen derretirse.   Puede tardar ya que aún estamos en invierno. Pero faltan 20 días para que empiecen a subir las temperaturas.

“No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura”  George Orwell

Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR