HABLEMOS DE EDUCACIÓN

Es de justicia decir que aunque la segunda legislatura de José Luís Rodríguez Zapatero fue un desastre económico de proporciones épicas, en materia social la gestión del ex presidente fue de las más brillantes que se recuerdan en la democracia española. Hoy voy a hablar de educación, una asignatura pendiente en nuestro país que siempre se ha usado como arma arrojadiza entre el PP y el PSOE, cambiándola a su antojo para conseguir rédito electoral.

Leyes como la del matrimonio homosexual, de la dependencia o la ley del aborto fueron quizás los mayores logros del ejecutivo de Zapatero, gracias a las cuales España estuvo a la cabeza del progresismo mundial en materia social. Pero si hay un acierto que no se suele reivindicar desde el PSOE, ese fue el de la inclusión en los colegios de la asignatura “Educación para la ciudadanía” . Puede que esta fuera la reforma educativa más importante jamás hecha en nuestro país. Aunque a la hora de llevarla a la práctica, cambió la cosa.

El Real Decreto 1631/2006 la definía así:

 La Educación para la Ciudadanía tiene como objetivo favorecer el desarrollo de personas libres e íntegras a través de la consolidación de la autoestima, la dignidad personal, la libertad y la responsabilidad y la formación de futuros ciudadanos con criterio propio, respetuosos, participativos y solidarios, que conozcan sus derechos, asuman sus deberes y desarrollen hábitos cívicos para que puedan ejercer la ciudadanía de forma eficaz y responsable.

Y los contenidos que se impartían tanto en primaria como en secundaria eran estos:

Educación Primaria:

  • Bloque 1.- Individuos y relaciones interpersonales y sociales
  • Bloque 2.- La vida en comunidad
  • Bloque 3.- Vivir en sociedad

E.S.O. Y Bachillerato: 

  • Bloque 1.- Aproximación respetuosa a la diversidad
  • Bloque 2.- Relaciones interpersonales y participación
  • Bloque 3.- Deberes y derechos ciudadanos
  • Bloque 4.- Las sociedades democráticas del siglo XXI
  • Bloque 5.- Ciudadanía en un mundo global

Dicha asignatura trataba de fomentar la tolerancia, el respeto y la diversidad a través de la formación en valores democráticos y constitucionales.

Se inculcaba al menor el derecho a la libertad, se le mostraba los diferentes modelos de familia, tanto las tradicionales como las monoparentales u homosexuales para que de esa forma el niño creciera observando con normalidad los distintos tipos de relaciones humanas que se dan en la sociedad.

Se enseñaban los más elementales derechos humanos y el respeto a todas las etnias del mundo. Y esto para un cerebro en formación es indispensable. Si un niño crece aprendiendo y observando la diversidad del mundo en el que vive, todo lo que haya aprendido lo aplicará cuando crezca.

Pero esta asignatura cometió un error mortal. Y es que varios de sus apartados sí que fueron usados para el adoctrinamiento, lo que sentenció de muerte a esta materia ya que no solo se centraba en valores cívicos sino que se metía en el terreno fangoso de la tendencia política, asociando en numerosas ocasiones todo lo bueno que se enseñaba en la asignatura, con la izquierda.

Un proyecto que a priori era toda una revolución en la educación se convirtió en un instrumento para atacar al propio Gobierno que la promulgó. Aún así, con sus contras, era una asignatura necesaria – aunque pedía a gritos una reforma y la eliminación del adoctrinamiento político- y eliminarla para sustituirla por más horas de religión sin duda es lo peor que se ha hecho jamás en la historia de las leyes educativas. Hablo por supuesto de la LOMCE, una ley regresiva redactada para complacer al ala más religiosa afín al Partido Popular.

Querían formar a votantes del PSOE y formaron, sin saberlo, a votantes de Podemos

Daba la impresión de que los encargados de sacar a la luz la aplicación de esta asignatura buscaban formar a futuros votantes del PSOE más que a futuros ciudadanos de una sociedad justa e igualitaria. Pero consiguieron el efecto contrario porque lo que lograron fue formar a futuros votantes de un Podemos que aún no existía. Quizás porque pensaron en su momento que el PSOE sería siempre el partido hegemónico de la izquierda en España. Puede que ahora encontremos sentido al auge del izquierdismo más radical que sufrimos hoy en España por parte de los jóvenes que estudiaron esta asignatura.

El principal problema en la educación de este país es que jamás ha existido un consenso respecto a ella y ha sido utilizada por unos y otros para sus propios fines inculcando su propia ideología (aunque es cierto que solo hemos tenido leyes socialistas), cuando la educación debería estar protegida por la Constitución con un gran pacto de Estado que incluya a todas las fuerzas políticas con una ley educativa que perdure a lo largo de los años aunque cambie el Gobierno, como ocurre en nuestra vecina Francia. Una ley educativa despojada de ideología que piense en el menor y en su educación y no en los votos para mantener una silla durante unos cuantos lustros. Esto es algo que el PSOE, ahora que está en la oposición, reclama pero nunca han querido hacer cuando gobernaban; ya que en este país, acostumbrado a incumplir las promesas electorales, han visto el filón para conseguir votos en el adoctrinamiento y no en el convencimiento con propuestas.

Unos con la educación para la ciudadanía y otros con la Religión católica. Y mientras el niño, solo quiere aprender.

educacion
Libro de la asignatura “Educación para la ciudadanía” de la ESO

Saludos

Deja un comentario en: “HABLEMOS DE EDUCACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR