Andalucía para dummies

Tras años de escándalos en el PSOE de Andalucía y otros tantos de silenciación por parte de algunos medios de comunicación he decidido escribir este artículo para explicar de un modo sencillo en qué consiste el caso de corrupción más grave, de mayor cuantía defraudada y con mayor número de imputados de la historia de España: El caso ERE y los cursos de formación.

La inmensa mayoría conoce este caso de puntillas, no se suele incidir en él y pasa de largo en las televisiones y en algún sector de la prensa, lo que hace que la envergadura de este fraude parezca mucho menor de lo que es debido a la poca atención que se le presta, pero nada más lejos de la realidad. Todos conocemos al dedillo la corrupción que acucia al PP -la Gürtel, la Púnica, el caso Rato-, pero solo conocemos de oídas la vergonzosa situación de Andalucía que jamás ha pasado factura electoral al partido que gobierna allí desde hace 33 años, gracias a una red clientelar de proporciones épicas que hace que el régimen socialista se haya convertido en eso, un régimen en el que las subvenciones han servido durante muchos años para comprar el voto. Comencemos pues:




Este escándalo salió a la luz a raíz de una denuncia del PP de Andalucía que dio lugar a una investigación a la empresa municipal Mercasevilla a la cual el Gobierno de la Junta, por entonces presidido por Manuel Chaves, le concedió una subvención de 900.000 euros para respaldar el ERE que se estaba orquestando y pagar así prejubilacioens y despidos. Todo estaba enmarcado en una partida presupuestaria de 650 millones que el Gobierno de Andalucía había incluido en 2001 para ayudar a empresas que fueran a llevar a cabo dichos ERE.

El caso Mercasevilla en el que cayó el primer miembro del PSOE andaluz, Antonio Rivas, fue el pistoletazo de salida que dio lugar al descubrimiento de casi 70 empresas que habían recibido estas subvenciones y que fueron usadas para meter a amigotes del PSOE o sindicatos y hacerlos pasar por prejubilados o directamente los incluyeron en los ERE de empresas que no habían pisado nunca.

El Director General de Empleo de la Junta, Francisco Javier Guerrero y el sindicalista de UGT Juan Lanzas alias “el conseguidor” (en prisión), eran los encargados de gestionar estas subvenciones sin ningún tipo de control ni filtro, que acababan en municipios gobernados por el PSOE y cuyos alcaldes en muchos casos tenían acciones en las empresas subvencionadas. El intermediario de esta trama era Antonio Albarracín, directivo de la consultora Vitalia que se encargaba de negociar  los porcentajes que se concedían a las empresas implicadas en el fraude.

Los expresidentes de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán y Manuel Chaves también han sido imputados por conocedores forzosos de la trama, pues no se entiende tal despilfarro sin que los máximos exponentes del Gobierno estuvieran al tanto. A estos dos máximos exponentes del PSOE-A se añaden numerosos consejeros y altos cargos y hasta la exministra socialista Magdalena Álvarez y así hasta casi 300 imputados con un total defraudado de 1.200 millones de euros. Casi nada.

Por otro lado y ligado al anterior caso, tenemos la macrocausa del fraude en los cursos de formación que saltó a la palestra el pasado año tras una denuncia de la Seguridad Social. Es la conocida como Operación Edu: la concesión por parte de la Junta de Andalucía de subvenciones para cursos de formación cuya realización estuvo plagada de irregularidades, como un número de alumnos inferior al que se afirmaba, la contratación de profesores a los que se pedía que devolvieran la mitad del sueldo o directamente estos cursos ni siquiera llegaban a realizarse. Por este fraude también fueron imputados numerosos consejeros de la Junta como Ángel Ojeda o Antonio Fernández acusados de malversación de caudales públicos y prevaricación.  El monto defraudado en este caso es incluso superior a la estafa de los ERE. La cantidad que se investiga asciende a nada menos que 2.000 millones de euros, en su mayoría fondos provenientes de la UE  entre los años 2007 y 2013.

El caso de las facturas falsas u Operación Cirene, es otra ramificación más del fraude de los ERE y los cursos de formación, y es que la consejería de empleo de la Junta otorgaba al sindicato UGT entre 20 y 25 millones de euros al año para la realización de cursos y el alquiler de aulas para los mismos. Las facturas que debían presentar eran falsificadas y el dinero iba a los bolsillos de los sindicalistas involucrados, muchos de ellos pertenecientes al ala dura y afín a Cándido Méndez. El dinero público de todos los desempleados y sus legítimos receptores era gastado sin ningún pudor en mariscadas, viajes de lujo o noches de hotel. El resto del dinero iba para financiar el sindicato. Esta práctica se estuvo dando, presuntamente, durante alrededor de doce años.

ugtcostaricamariscos1
Algunas de las facturas falsas de UGT, publicadas por Libertad Digital.

El principal detenido por el caso de las facturas falsas fue Federico Fresneda Heredero, mano derecha del entonces secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana. Como curiosidad hay que destacar que la dimisión de Manuel Pastrana se produjo debido la presión de los trabajadores de UGT que le denunciaron. Acto seguido estos trabajadores fueron despedidos aplicando la reforma laboral del PP  contra la que protestaron en las calles con tanto fervor (manifestaciones por las cuales los liberados cobran). – Leer “Parasitismo Sindical”-.




Esto es un resumen a grandes rasgos y explicado de una manera muy sencilla de todo lo que se cuece en la única Comunidad Autónoma de España que jamás ha cambiado de gobierno desde la llegada de la democracia. La perpetuidad de un mismo Gobierno en el poder durante tanto tiempo es el campo de cultivo para que surja la corrupción, para que tomen las instituciones como su cortijo donde poder hacer y deshacer a su antojo. La única posibilidad que hubo de cambio fue en 2011 cuando el PP ganó las elecciones con 50 diputados y el PSOE se unió a IU para gobernar en coalición. Lo curioso es que, tras los  comicios del 22 de Marzo de este año en Andalucía, Susana Díaz se quejaba del bloqueo de los demás partidos porque no permitían gobernar al partido más votado que fue el PSOE.

Todavía nos queda mucho por conocer sobre todo este entramado clientelar, y seguro que nos llevaremos muchas sorpresas… o no.

Isaac Parejo

6 thoughts on “Andalucía para dummies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR