Que vuelva la República

El debate sobre la implantación de una república en España se ha avivado en los últimos años con el resurgimiento de la izquierda radical. Así es, la izquierda una vez más y desde hace décadas, se ha apropiado del concepto “república” para ponerlo como bandera en sus reivindicaciones. Generalmente estas reivindicaciones poco o nada tienen que ver con las diversas manifestaciones que se suceden a lo largo y ancho de España todos los días, es decir, en la necesidad de sacar la bandera tricolor a pasear aunque te manifiestes por la cría en cautividad del lenguado senegalés. Hoy vamos a intentar explicar el porqué de estas demandas con tufo totalitario y antidemocrático, teniendo en cuenta la forma en que se proclamó esa segunda república tan idealizada por buena parte de la sociedad.

 

Qué república quieren

No desean una república a la francesa, a la estadounidense, o a la alemana, es decir, repúblicas modernas o, dicho de otro modo, un sistema basado en una jefatura de estado electa. No. Anhelan la vuelta del infierno de la Segunda República, el mayor periodo de inestabilidad de la historia de España marcado por continuos estados de guerra e intentonas golpistas.

La reivindicación e idealización de la II República tiene su origen básicamente en las leyes promulgadas durante el bienio reformista con el gobierno del PSOE, es decir, de los dos primeros años de la república. Obvian, intencionadamente o por ignorancia, los años restantes de aquella etapa cuando los asesinatos de estado, las huelgas, represiones y violencia eran el pan de cada día. Aunque el bienio reformista tampoco fue la panacea, simplemente rescatan aquello que más les conviene para sus soflamas partidistas, como la construcción de escuelas o la creciente alfabetización de la sociedad e ignoran la represión hacia la oposición como la quema de iglesias y conventos, la expropiación de tierras, los continuos ataques a la libertad y a la propiedad privada o la regulación y limitación del derecho a huelga. Y por supuesto ignoran que parte del periodo republicano gobernó la derecha.

casa-profesa
Casa Profesa de los Jesuitas incendiada por los republicanos durante el mes de mayo de 1931. Se perdió la segunda biblioteca más importante de España.

Obviamente no les interesa recordar los continuos intentos de insurrección tras la victoria de la derecha en las elecciones de 1933. Largo Caballero llegó a decir que si ganaban las derechas (como ocurrió) la democracia dejaría de valerles y tendrían que ir a la guerra. En 1934 El PSOE se lanzó a la revolución y a la violencia para evitar que el CEDA formarse gobierno, a pesar de que acababan de ganar las elecciones.  En el 34 también la izquierda vuelve a intentar otro golpe de estado contra la república con la proclamación del estado catalán por parte de Lluis Companys y apoyado por el PSC. En el 36, en un clima ya de cuasi guerra civil, de violencia callejera, de asesinatos diarios entre miembros de distintas fuerzas, se celebraron aquellas elecciones en las que ganó el Frente Popular, la coalición en la que se unió toda la izquierda. El levantamiento de Franco fue tan solo otro intento golpista más de aquella nefasta etapa, la diferencia entre este y los levantamientos de la izquierda, es que el de Franco triunfó porque se vio favorecido por el clima prebélico que existía. Por cierto, la bandera tricolor no es solo la del bienio, también es la bandera que defendía el CEDA, Lerroux y toda la derecha republicana de aquella época.




Bien, por si esto no fuera suficiente, no sirvió para curar de espanto a las últimas generaciones crecidas en el adoctrinamiento por lo que, quizás por eso, resulta comprensible que quieran la vuelta de aquel desastre, aunque hay una buena parte que realmente conoce la historia y simplemente lo que desean es venganza por una guerra que no ganaron pero que tampoco vivieron. Se escudan en la justicia a sus familiares en las cunetas, familiares que no llegaron a conocer o que directamente ni existen pero que queda muy bien para lanzar una soflama progre. Teniendo en cuenta que la guerra civil acabó hace 80 años, es posible que el porcentaje de población actual que llegara a conocer personalmente a un familiar combatiente republicano fallecido en la guerra civil y del que no se sepa su paradero sea igual a cero. Pero el quid de la cuestión está en levantar odios para dividir a la población.

 

Cómo se proclamó la Segunda República

No fue mediante una referéndum o una consulta popular. La Segunda república fue proclamada a raíz de unas elecciones municipales, las de 1931. Es importante explicarlo porque en este hecho radica la mayoría de contradicciones de los que exigen votar la forma de estado para España.

Las elecciones municipales de 1931 dieron una presunta mayoría a las formaciones partidarias de la república, digo presuntamente porque en realidad la victoria fue de los partidos monárquicos, además con una abrumadora mayoría. En la primera fase de dichas elecciones municipales, que jamás se plantearon como un plebiscito, la victoria de los monárquicos fue de 14.000 concejales frente a los 1.800 de los republicanos y en la segunda fase, el 12 de abril, volvieron a ganar las fuerzas monárquicas con  22.000 concejales frente a los 5.700 de los republicanos. La clave estuvo en que las fuerzas republicanas ganaron la mayoría de capitales de provincia, las grandes ciudades, mientras que los monárquicos fueron fuerza mayoritaria en zonas rurales, acusadas de caquicismo. De modo que se interpretó que, como en las grandes urbes las elecciones eran libres, las fuerzas mayoritarias fueron las republicanas y se procedió a proclamar la república dos días después.

segunda-republica
Proclamación de la república el 14 de abril de 1931

Bien, vamos a aceptar que esto fue así, que realmente ganaron los partidos favorables a la república y eso les dio la legitimidad para proclamarla, como es lógico. Recuerden esto último: la república fue proclamada porque las fuerzas favorables a la república fueron mayoría en las elecciones. Ahora volvamos al siglo XXI y veamos el silogismo:

Elecciones tras elecciones los partidos favorables a la monarquía parlamentaria son mayoría, inmensa mayoría, tanto en comicios municipales, autonómicos y generales. Este hecho no les vale a los republicanos para legitimar la monarquía, la cual consideran antidemocrática, a pesar de que su permanencia se basa en el mismo sistema con el que se proclamó la segunda república: mediante elecciones a Cortes Constituyentes. Exigen un referéndum que no existió en 1931, sin embargo, consideran que la república fue legítima pero la monarquía actual no lo es. De risa.




 

República socialista

No nos engañemos, lo que desean estos republicanos de postín es un gobierno socialista o comunista, que España sea una república o no es lo de menos. Curiosamente estas reivindicaciones siempre aparecen cuando gobierna el Partido Popular. Si el Jefe del Estado fuera electo pero de derechas tampoco lo reconocerían como legítimo. La confusión de república con izquierda y el cacao mental de esta gente es de campeonato.

Consideran la monarquía una forma de estado obsoleta propia de países antidemocráticos y la república el paradigma de la modernidad. Si esto fuera así, Reino Unido, Dinamarca, Luxemburgo, Noruega, Bélgica, Suecia u Holanda serían tiranas dictaduras y Cuba, Venezuela, Irán o Corea del Norte grandes democracias. Resulta curioso que les molesten las monarquías hereditarias pero no las dictaduras hereditarias como la del paraíso socialista de los Castro y también resulta llamativo que aquellos países nórdicos a los que dicen falsamente querer parecerse sean monarquías. Es todo un sinsentido.

Pero lo importante es sacar la bandera tricolor para absolutamente cualquier manifestación.

¿Que queremos derogar la LOMCE? Bandera republicana

lomce1

¿Que reivindicamos derechos en las marchas por la (in)dignidad? Bandera republicana

marchas-dignidad1

¿Que gritamos no a la guerra (otra vez)? Bandera republicana

no-la-guerra

Y por supuesto siempre acompañada de la famosa insignia de la hoz y el martillo, símbolo de la libertad y la democracia como todos sabemos.

 

Qué república queremos

El humilde autor de este blog se considera republicano, a muchos les sorprenderá, pero quizás no a tantos cuando explique los motivos.

Lo primero que debemos abordar es qué tipo de forma de estado queremos. No podemos soltar la patraña de la implantación de una república sin explicar qué tipo de república deseamos. Si es una república a la Alemana o la Griega donde la jefatura del estado y del gobierno están separadas y representadas por dos personas distintas o una a la americana donde ambas figuras estén representadas por la misma persona. Pero una cosa es ser republicano porque prefieras una forma política basada en una jefatura de estado electa y otra estar en contra del actual jefe del estado. Felipe VI, y anteriormente Juan Carlos I, no goza de su enorme popularidad por el hecho de ser rey o por pertenecer a una monarquía sino por su impecable papel como Jefe del Estado. Si preguntáramos a los 40 millones de españoles si prefieren monarquía o república, seguramente el 70% responderían monarquía. Ahora bien, si la pregunta fuera si prefieren a Iñaki Urdangarín como Rey o a una república con Felipe de Borbón, dirían lo segundo. Esto deja entrever que a los españoles lo que les importa es que el trabajo institucional sea bien desempeñado y estén bien representados, lo mismo da que sea rey o no, y en este caso Felipe VI realiza su trabajo de manera espléndida por lo que no hay ninguna necesidad de plantear ese cambio. Más que necesidad lo que no hay es legitimidad pues, como he explicado antes, la monarquía, más bien la jefatura de estado de Felipe VI, está absolutamente legitimada gracias a las mayoría de partidos favorables a ella que han sido votados por todos los españoles.

Por cierto, no hay un solo partido de los representados en el Congreso que lleve en su programa electoral la celebración de un referéndum sobre la monarquía, ni siquiera Podemos quien considera, ahora, que dicho referéndum no es un clamor social. Pero hay que acusar a la casta de algo y, por supuesto, la permanencia de la monarquía es culpa de ellos y no de los millones de españoles que los han votado.

 

¿Cuánto cuesta la monarquía?

Los republicanos de postín critican duramente el coste de la casa real y de la monarquía en general. Vamos a compararlos con otros sistemas republicanos de Europa para ver la realidad o no de estas afirmaciones.

El coste de la república Alemana es de 20 millones de euros, el de la italiana es de 230 y la de Francia cuesta 100 millones a los franceses. El mantenimiento de la república de Grecia cuesta 6 millones de euros con una población cuatro veces menor a la de España. Bien, la monarquía en España tiene un coste de unos 7.8 millones de euros anuales (menos de lo que cuesta una temporada de “Cuéntame”) en comparación con los 200 que cuesta la monarquía inglesa. A algunos les puede parecer mucho y a otros poco, pero teniendo en cuenta las labores de representación que el rey Felipe VI realiza a lo largo del mundo, y no solo de representación sino también el abultado número de inversiones extranjeras que consigue a traer a nuestro país, creo que es un coste bastante moderado.




El rey Felipe es conocido por los mandatarios de los países de todo el mundo y por gran parte de su población sobre todo de Europa, en cambio, ¿alguien sabría decir sin mirar en Google, el nombre del presidente de las repúblicas de Grecia o Alemania? Es una pregunta retórica, no hace falta que respondáis.

En definitiva, la cuestión monarquía o república simplemente es una excusa más para derrocar el estado de derecho y de libertades del que disfrutamos en la actualidad. Creer que en una república como la que se vivió hace 80 años disfrutaríamos de una democracia más sana y repleta de libertades es un ejercicio de ignorancia preocupante. De ignorancia o de odio y deseos por avivar las llamas del enfrentamiento, ustedes eligen.

 

 

Deja un comentario en: “Que vuelva la República

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR