Las absurdas soluciones de la izquierda a los problemas de España

La izquierda tiene todas las soluciones a todos los problemas de la humanidad, ¿no lo sabían? Poseen la receta perfecta para arreglar cualquier contratiempo económico y social que sufra una nación. El populismo se caracteriza precisamente por dar soluciones fáciles a problemas complejos. Unas soluciones que a oídos de cualquier persona no acostumbrada a temas económicos y sociales de gran envergadura le resultan de una lógica aplastante, por eso el populismo no para de crecer en épocas de crisis. Con lo sencillo que es arreglar ciertos problemas, ¿por qué estos políticos corruptos no lo hacen? Está claro, quieren hacer sufrir al pueblo a sabiendas de que si hacen eso no les votarán otra vez. Parece lógico, ¿verdad?

Hay varios temas en los que la nueva ultraizquierda que democráticamente ocupa 71 escaños en el Congreso (a los que habría que sumar por supuesto a Bildu) son unos expertos… ignorantes. Realmente ignorancia no es la palabra, ellos saben de sobra que sus soflamas son puras mentiras, pero el razonamiento en que las basan es tan simplista que, como he dicho, ante cierta parte de la sociedad resultan soluciones de lógica supina. Vamos a repasar varios puntos en los que el populismo tiene la solución… para hundir el país.



 

Subir el Salario Mínimo interprofesional

El argumento: El SMI de 650 euros en España es una miseria, vamos a subirlo a 1.000.

¿Cómo no se le habría ocurrido a nadie hasta ahora? Resulta apabullante que a ningún gobernante le haya dado por aprobar una subida del SMI de 350 euros, ni más ni menos. La demanda aumentaría porque la gente tendría más dinero para consumir y se reactivaría la economía. Joder, Pablo, eres un máquina, aunque siempre me ha sorprendido esa racanería de subirlo solo a 1.000 euros y no a 3.000 o 10.000.

Pero la falacia tiene las patas muy cortas. Subir el SMI por decreto de una forma tan bestial provocaría el efecto contrario: despidos en masa. Pongamos un ejemplo que ya se ha repetido alguna vez en este blog: Antonio tiene un bar pequeño que le reporta pocos beneficios pero suficientes para vivir. Antonio tiene contratado a un camarero por el Salario Mínimo. Llega Podemos al Gobierno y decreta una subida del SMI a 1.000 euros (o de 950) . A Antonio esa subida de sueldo de su empleado le supone incurrir en pérdidas o en una bajada considerable de beneficios de modo que, ¿qué hará Antonio? La izquierda buenista, en su mente llena de arco iris y unicornios saltando por prados verdosos, pensaría que Antonio subirá el sueldo a su empleado y seríann felices en su bar de barrio. La realidad es bien distinta. Esa subida que provoca que Antonio pierda dinero conllevaría al despido de su empleado al no poder hacer frente al nuevo salario impuesto por el gobierno. El bar de Antonio es la realidad de miles de Pymes en España.

 

Subir la indemnización por despido

El argumento: es una vergüenza que la indeminzación por despido sea de 20 días cuando antes era de 44, eso fomenta el trabajo precario e inestable.

Sencillo, ¿verdad? Volvemos a subir la indemnización a 44 ó 50 ó 200 días y el trabajador estará blindado en su puesto de trabajo. No podrá ser despedido debido al alto coste para el empresario. Claro está que esto sería para nuevos contratos, no se puede aplicar una reforma laboral a contratos anteriores a ella, de modo que, ¿qué empresario contratará personal con una reforma laboral en que tenga que pagarle una inasumible suma de dinero  en caso de que, por x circunstancias tenga que despedirlo? El número de empresarios que lo haría sería el resultado de cualquier cifra multiplicada por 0. Sin embargo, ¿cuántos empresarios contrataría personal si supieran que en caso de despido el coste de este será bajo o nulo? Seguramente muchos más. ¿Cuál sería la reforma laboral que haría bajar el paro, ¿la de Podemos o una que liberalice el mercado laboral? Contesten ustedes mismos.



 

Prohibir desahucios

El argumento: los desahucios son un drama, es inconcebible que la gente sea desalojada de su casa. Prohibamos los desahucios.

Quizás esta es la solución más absurdamente simplista de todo el ideario de la extrema izquierda. Parece lógico, prohíbes los desahucios y se terminó el problema. El argumento solo se lo cree quien tiene unas tragaderas propias de un ignorante.

En el momento en que llegue un gobierno y prohíba los desahucios ocurrirán dos cosas: La primera es que el precio de la vivienda subirá ante la inseguridad jurídica y la segunda es que el crédito hipotecario se cortará de cuajo. Los bancos no concederían ni un solo crédito a sabiendas de que si la persona que recibe el préstamo deja de pagar la hipoteca esta no podrá ser desahuciada y el banco perderá todo el dinero prestado. Esto provocaría que miles de personas no puedan acceder a una vivienda debido a las estrictas condiciones que las entidades bancarias impondrían para la concesión de un crédito. La consecuencia el fin del mercado de la vivienda.

La prohibición de los desahucios ya existe, cómo no, en Venezuela, gracias a lo cual las principales ciudades son un absoluto infierno en el que es imposible acceder a una vivienda ni siquiera en alquiler y en el que la morosidad se disparó a límites históricos. La solución evidentemente no es prohibir los desahucios sino garantizar, en casos extremos, que la persona desalojada disponga de una vivienda provisional y en casos puntuales que esa persona pueda acceder a la dación en pago, pero no de forma generalizada, algo que ya ocurre.

 

Subir impuestos a los ricos

Llegamos a lo que llamaríamos “la repanocha”, la solución brillante en la que se siempre se ha basado la trasnochada izquierda populista. Podemos siempre da la solución a los problemas pero no explica las consecuencias, y esas consecuencias  revierten en la solución convirtiéndola en un problema. Con todas sus medidas ocurre siempre  lo mismo.

Podemos piensa que con los impuestos de las poco más de 4.500 grandes fortunas de España van a sufragar un programa electoral de 130.000 millones de euros. Pero el caso es que los ricos ya pagan más y España es uno de los países de la UE donde más gravada está la riqueza, siendo uno de los pocos estados en mantener el jurásico impuesto de sucesiones y donaciones pero, ¿qué más da? El discurso de la lucha de clases siempre ha funcionado entre los acólitos del populismo, ¿por qué iba a dejar de hacerlo? Su obsesión por impedir las inversiones responde precisamente a este esquema. Su fin es ahuyentar la riqueza y hacer a la población dependiente de la caridad estatal lo que se traduce en millones de serviles votos. Es curioso el empeño que tienen que hacer pagar más a los ricos cuando algunos los líderes de Podemos, por ejemplo, aprovechan la mínima para evadirlos o intentarlo. Tenemos el caso de Monedero o más recientemente Pablo Echenique.

Pero imaginemos que Podemos llega al poder y comienzan a crujir a impuestos a las grandes empresas y fortunas, ¿qué creéis que ocurrirá? En la mente del podemita, las empresas pagarán más impuestos, las arcas del estado aumentarán y todos nadaremos en la abundancia. Pero la realidad es distinta. El mundo globalizado en el que vivimos hace que si una empresa considera hostil el país en el que está afincada lo tiene tan fácil como marcharse a otro con mejores condiciones, ¿para qué se va a quedar en España pagando 20 cuando en otro país paga 5? Supongo que será complicado responder a esta pregunta. Es algo así como si vas de compras por la Gran Vía y  encuentras esa chaqueta que siempre has querido tener por 40 euros y en la tienda de al lado esa misma prenda cuesta 10 pero decides comprarte la de 40. Imbécil sería la palabra menos ordinaria que utilizaríamos para definirte. A la huida de empresas por la presión fiscal insoportable habría que sumar aquellas inversiones que dejarían de venir a España por considerar a nuestro país un infierno impositivo.

Como siempre la solución es la contraria aunque de primeras suene al discurso de la oligarquía. Sí, bajar los impuestos a las grandes empresas, lo que atraería la inversión y, por ende, el empleo.



La maldita deuda

Nuestra deuda es muy alta, estamos de acuerdo, aunque no mucho más alta que la de Francia y menor que la de EEUU o, por ejemplo, Japón cuya deuda es de más del 200%, ambas súper potencias mundiales debido a que mantienen bajo control su déficit. Pero la izquierda quiere más deuda. De hecho no solo eso, sino que además de querer endeudarse y criticar al gobierno que nuestra deuda sea de un 100% del PIB, quieren declararla ilegítima y no pagarla. El argumento es que España necesita políticas sociales para la gente, necesita esa paga de 600 euros que Iglesias dará a cada Español y esto no se puede hacer mientras tengamos una deuda que no tenemos por qué pagar. A su vez, el coste de sus medidas pretenden pagarlas endeudándose más e incurriendo en más déficit, a la vez que critican al PP esto mismo. Es todo un lío, vamos a organizarnos.

A los acreedores les importa tres enormes pepinos que declares tu deuda ilegítima, de hecho nadie te va a multar ni va a ir a pedirte el dinero si no la pagas, eres totalmente libre de no hacerlo. Hasta ahí bien. Pero lo que la ultraizquierda no cuenta es que los mercados también son libres de no prestarte más.

Pongamos un ejemplo para monguers: yo te dejo 1.000 euros bajo la promesa de que me lo devolverás en un mes. Llega ese mes y me dices que no me los devolverás, que es una deuda ilegítima y que además te tengo que prestar otros 1.000 euros. Al carajo es el lugar más cercano al que te enviaría, hablando mal y pronto.  Pero esto en la mente de Iglesias y compañía no es así, de hecho ellos declararán ilegítima esa deuda y los mercados se pelearán por prestarte más dinero, por supuesto que sí.

 

Independencia

El argumento: En Cataluña existe un desafío secesionista, la solución es un referéndum de autodeterminación para que los catalanes decidan sobre su futuro dentro del estado.

Parece sencillo, hacemos un referéndum en el que lo más probable es que salga el No y se acabó el problema. Pero una vez más ocurre lo de siempre, la mentira se impone a la realidad y es que, tal y como expliqué aquí, –Lo que todo independentista debería saber- un referéndum (o en plural, referendumes, como diría Elisa Beni) de autodeterminación requiere una reforma constitucional con una amplia mayoría en el Congreso y el Senado, una mayoría que no existe en estos momentos porque los ciudadanos con sus votos así lo han decidido. Los catalanes (los que quieran) pueden independizarse, por supuesto que pueden hacerlo, pero comprándose una isla y fundando allí su república bananera. El territorio de Cataluña pertenece a todos y cada uno de los españoles. Cataluña no es de los catalanes sino de los ciudadanos españoles, sus infraestructuras están construidas con dinero de todos, hospitales, carreteras, escuelas, aeropuertos, todo pertenece al Estado, es decir, a todos los españoles. Y no, el ejemplo de Escocia es otra de las falacias usadas para justificar un referéndum ilegal ya que Escocia sí que es una nación y en el pasado fue un reino independiente.

(No fue un error, lo argumentó en que el plural de álbum es álbumes, luego borró el tuit. Es periodista y escritora)

 

Son muchas las mentiras a combatir de esta extrema izquierda que, por suerte, parece que está perdiendo fuelle, aún así muchos medios de comunicación fomentan y alientan estos embustes sin ninguna intención de rebatirlos. Los periodistas serviles de la izquierda están esperando el favor que les tienen que devolver por esta inmensa campaña publicitaria que desde hace años les están haciendo y  parece que esos favores no van a llegar ya que lamentablemente la extrema izquierda ha perdido definitivamente el gobierno.



 

 

4 thoughts on “Las absurdas soluciones de la izquierda a los problemas de España

  • 23 febrero, 2017 en 17:10
    Permalink

    No conocia tu blog y que quieres que te diga…Tu analisis es sencillamente devastador.
    Totalmente de acuerdo.

    Responder
  • 29 octubre, 2016 en 8:14
    Permalink

    Muchas gracias por la labor que haces, hay mucho rebaño al servicio de esta gente sin saber siquiera que lo hacen.

    Responder
  • 28 octubre, 2016 en 17:10
    Permalink

    Como siempre, dando en el clavo. Un saludo desde Granada. Me encanta tu blog.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR