Coherencia naranja

Ciudadanos irrumpió en el panorama nacional poco después que la formación de Pablo Iglesias como una esperanza para todos aquellos asqueados de la política tradicional que no querían caer en manos del comunismo, todos aquellos que querían un cambio pero dentro de un marco constitucional y sin exabruptos ni radicalismos. Pero todo fue un sueño. Ciudadanos ha resultado ser el mayor fiasco de la historia política reciente. Un partido cuya palabra no vale absolutamente nada y que ha demostrado una total y absoluta incoherencia allá donde ha tenido la oportunidad de tocar poder.

Ciudadanos, como todos sabemos, comenzó nutriéndose de votantes desencantados del PP. Era su máxima aspiración, sustituir a los populares en el centro derecha español y a la vez arrastrar a votantes socialistas gracias a su ala progresista “en lo social” pero, además, contaba con otra ventaja, el poder captar a votantes de Podemos que no se consideraban de izquierdas pero que deseaban un cambio en este país.  Tenían todas las bazas y papeletas para llevarse el gato al agua. Pero Ciudadanos no era ni mucho menos un partido nuevo.

Su desmesurado y rápido crecimiento se debió a la política de captación de Albert Rivera que se propuso expandirse a toda costa y a la mayor rapidez posible por todo el territorio nacional. Al contrario de lo que hizo Pablo Iglesias en su estrategia para las elecciones municipales, no presentándose con su marca e integrándose en otras formaciones, pues aún no tenían estructura para ello, Albert Rivera optó por hacerlo de la forma más chapucera posible. En apenas semanas, surgieron agrupaciones de Ciudadanos en todas las localidades de España, ¿de dónde salían? Nadie lo sabe. Sobre todo de antiguos miembros del PP, PSOE y Upyd. Gente si ningún compromiso con el partido que simplemente se juntó a toda prisa para poder presentarse a los inminentes comicios que tendrían lugar en mayo. El resultado no fue del todo malo. Han conseguido sostener numerosos gobiernos municipales, tanto del PP como del PSOE. Pero la cosa ha ido cambiando poco a poco pues, dependiendo del número de exmiembros del PP o el PSOE que haya en cada federación, la formación tira hacia un lado o hacia otro. Lo que viene siendo la clásica doble vara de medir pero que en Ciudadanos alcanza una nueva dimensión.



Ciudadanos apareció a nivel nacional como el nuevo partido liberal, decidido a bajar impuestos, acabar con la rapiña fiscal o con la España subvencionada. Nada de eso ha ocurrido.

El primer pacto que vimos de esta formación fue con el peor PSOE de España, el de Andalucía. Sí, es cierto que pocas opciones más había. Nadie reprocha a Ciudadanos que pactara con Susana Díaz, la cuestión es el cómo se hizo.

Tras la euforia de haber conseguido 9 diputados en el parlamento andaluz, Albert Rivera, junto a su candidato Juan Marín, se apresuró a decir que no cogerían el teléfono a Susana Díaz hasta que Chaves y Griñán dejaran su escaño.

Captura de pantalla 2017-03-05 a las 22.52.19

Tres meses después, sin haber dejado su escaño ni Chaves ni Griñán, Ciudadanos alcanzó un pacto de investidura con el PSOE andaluz. Son los mismos que dicen que lo que más vale en un político es su palabra.

Pero no solo eso, la connivencia de la formación naranja con el Gobierno de Susana ha sido continua, sobre todo en lo que atañe a la corrupción. En esta región es donde más clara se ha visto esa doble vara medir que posee el partido de Albert Rivera.



En plena crisis en el gobierno de Murcia, donde el PP gobierna con su apoyo, llama la atención la explicación que los naranjas dan en uno y otro lugar para justificar sus exigencias de dimisión.

El presidente de Murcia está imputado por decimosexta vez, tras haber sido archivadas todas las denuncias interpuestas por el PSOE. En esta ocasión se le imputan delitos de prevaricación, malversación o falsedad en documento público. Ciudadanos Murcia se apresuró a exigir la dimisión del presidente. Ese mismo Ciudadanos Murcia que cometió el “error administrativo” de cargar gastos del partido al parlamento murciano. No ocurrió nada.

Captura de pantalla 2017-03-05 a las 23.01.45

Pero lo más sorprendente de todo es que, meses antes, el consejero de salud de la presidenta Susana Díaz fue imputado por estafa, prevaricación y falsedad en documento público, es decir, exactamente los mismos delitos que le han imputado al presidente de Murcia y Ciudadanos descartó su dimisión al no tratarse de corrupción política. Es decir, que los mismos delitos en una comunidad son corrupción y en la de al lado no. En Andalucía la prevaricación y la estafa es un “error administrativo” y en la colindante es apabullante corrupción política que merece la horca.

No es el único caso. Podemos irnos a  Granada donde los populares gobernaban con el apoyo de Ciudadanos y este le plantó una moción de censura al ser el alcalde imputado por malversación y prevaricación. El partido de Rivera no dio siquiera opción a que el PP buscara un sustituto, la moción fue fulminante y Ciudadanos pactó con Podemos y PSOE para darle el bastón de mando al socialista Francisco Cuenca. El destino quiso que, tras aupar a este alcalde, fuera también imputado meses después por los cursos de formación, una imputación que podría suponer unos delitos de malversación y prevaricación. Pero Ciudadanos hizo mutis por el foro y de hecho Cuenca sigue en su cargo sin que la formación naranja haya siquiera abierto la posibilidad de destituirlo.



Todo esto contrasta con otros lugares donde los de Albert Rivera sostienen al PP en el gobierno. Es el caso de la Comunidad de Madrid, donde Cristina Cifuentes no puede tirarse un pedo sin el apoyo de Ciudadanos. Hace poco la formación naranja rompió con David Pérez, el alcalde de Alcorcón, por unas declaraciones supuestamente machistas realizadas años atrás. Recopilemos. Los naranjitos apoyan a alcaldes imputados y rompen con alcaldes no imputados por realizar declaraciones desafortunadas. Sí, así es.

¿Creéis que es el único caso? Ni mucho menos. En Gandía el consistorio está gobernado por una alcaldesa socialista. Una alcaldesa tetraimputada que es mantenida gracias al apoyo de Compromis y Ciudadanos. El PP se quedó a un escaño de la mayoría absoluta en esta localidad, justo el escaño que consiguió Ciudadanos y con el que podría gobernar si el partido de Rivera siguiera la misma coherencia que en otras comunidades y presentara una moción de censura. Pero no lo hace.

A nivel nacional todos vimos lo que vale la palabra de Albert Rivera, quién aseguró en la campaña del 20D que nunca pactaría con PP ni con PSOE y acabó pactando con los dos.

La upeydización de Ciudadanos es inminente. Intentaron ser el PP y fracasaron. Intentaron ser el PSOE y han vuelto a fracasar. Ciudadanos ha perdido el centro que les hizo hacerse un hueco en el panorama político para irse hacia la izquierda o la derecha según les convenga. Un partido construido de retales de otros, de la gente que no llegó a nada en los partidos tradicionales y han encontrado su hueco en la formación naranja, de los tránsfugas de UPYD que abandonaron el barco cuando vieron que se hundía. Gente que no le importa la política ni el ciudadano, solo el contentar a la prensa escorada a la izquierda que es la que manda en este país. Ciudadanos es un partido tremendamente mediático al que solo le importa los titulares y seguir la senda marcada por el grupo televisivo que les encumbró.

Pero parece que ninguno se da cuenta. Rajoy frota sus manos en el porche de la Moncloa, viendo como Rivera rompe pactos y se va con Podemos y PSOE, viendo como el PSOE volverá a elegir a Pedro Sánchez como Secretario General y que Podemos se ha radicalizado aún más. El PP no para de aumentar su espectro electoral y ya abarca desde la derecha hasta los votantes más moderados del centro izquierda. Algunas encuestas dan a los populares ya cerca de 160 escaños. Rajoy está esperando el momento perfecto para dar un golpe de efecto que puede que sorprenda a muchos. O no.

————————————————————————————————————————–

Si quieres votar a este blog en los premios 20BLOGS del diario 20Minutos, es muy sencillo:

  1. Identifícate con la red social que quieras a través de este enlace http://lablogoteca.20minutos.es/usuarios/identificacion/
  2.  Vota aquí: http://lablogoteca.20minutos.es/infoblogger-64140/0/#vota




 

 

Deja un comentario en: “Coherencia naranja

  • 15 marzo, 2017 en 12:44
    Permalink

    Buen artículo y totalmente de acuerdo en que Ciudadanos es una invención de Antena3 para desestabilizar el país junto con Podemos. No son de fiar

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR