Cómo ser un progre

España se ha convertido en la cuna de la progresía. Aunque eso que llaman progreso realmente sea involución. Aunque eso que llaman moderno sean en realidad las ideas más trasnochadas que uno pueda imaginar. Hay unas cuantas reglas que debes seguir si quieres ser considerado un progre de manual. Alguien moderno considerado a sí mismo un amante de la libertad y la democracia cuando lo cierto es que no deja de ser un siervo de las dictaduras más sangrientas y un esclavo del Estado. Vamos a repasar algunas directrices que comparten esta nueva generación de progres adictos al iPhone y a los lujos más elitistas propios de la burguesía que critican.

1. Para ser un progre propio de la fauna española lo primero que debes hace es odiar a todo el que no vote lo mismo que tú. Tus únicas opciones de voto para ser un miembro vip de la progresía nacional son Unidos Podemos, ERC o Bildu. Sí, Bildu, los proetarras. En algunas ocasiones hay quien considera progre también a los votantes del corrupto PdeCat. Como la monja argentina Sor Lucía, votante y defensora acérrima de este partido en general y de Artur Mas en particular y que es considerada por muchos izquierdistas como la profesa más moderna de la Iglesia. No importa que el PdeCat sea un partido casi de extrema derecha. Minucias.

 

2. Anticapitalismo: Este es un clásico. El anticapitalismo es una regla de oro del progre español. No importa que tu móvil sea un iPhone de última generación, no importa que vivas rodeado de lujos capitalistas construidos por malvadas multinacionales. Que nada estropee tu buque insignia, la marca que te define, que es el odio al capitalismo. Vivir en un país basado en el libre comercio y desear convertirlo en el paraíso socialista de Cuba es algo normal en estos casos. Odiar el nauseabundo neoliberalismo de España o de la UE y emigrar al Reino Unido o Alemania en lugar de a la Venezuela revolucionaria que admiras es también algo usual en estos casos. Es la continua contradicción en la que vive esta gente. Sigamos.



 

3. Estatismo. Quieren una sociedad basada en la esclavitud, es decir, confunden libertad con prisión y democracia con dictadura. El odio a ese inexistente neoliberalismo que dicen que impera en Europa es una de las características principales de esta tribu. España, ese infierno neoliberal con un 44% de gasto público, con 13 millones de personas que reciben ayudas estatales, sí ese país. Pero tienen que vivir en la continua protesta. Aunque el gasto público subiera al 100% seguirían diciendo que viven en una dictadura neoliberal. Gente que ha nacido en democracia, que lo ha tenido todo, que se ha educado colegios públicos, que ha disfrutado de una sanidad gratuita, protestando por esta cruel dictadura en la que viven. Protestas que se llevan a cabo izando una bandera con una hoz y un martillo.

 

4. Odio a los ricos. A diferencia de otros países donde se admira al triunfador y el estudiante anhela ser como él, en España se idolatra al fracasado, se alaba la pobreza y se defenestra al millonario. Puede que el personaje más repudiado por este grupo revolucionario de chalet sea Amancio Ortega, un hombre que empezó desde la pobreza y la austeridad y que ha conseguido convertirse en el empresario más rico de España y uno de los más ricos del mundo. En cualquier otro lugar el señor Ortega sería un ejemplo de emprendedor, un icono a seguir pero en España es vilipendiado e insultado por una manada ignorante y envidiosa de jóvenes sin nada mejor que hacer. Gente que no da ni un euro al mendigo de la esquina de su calle se atreve a criticar las donaciones que el dueño de Inditex realiza a la sanidad pública. Gente que no ha creado un puesto de trabajo en su vida, se permite el lujo de criticar a quien da de comer a 150.000 personas. Todo desde la comodidad de su sofá.

 

5. Franco. No se les va de la boca ni con agua ardiendo. ¿Qué sería de la izquierda española sin su querido Francisco Franco? ¿De dónde sacarían los votos si no siguieran luchando contra una dictadura que acabó hace 40 años? Nada, no serían nada. De hecho cada vez menos gente les hace caso. Todo es Franco: el PP es Franco, el PSOE casi Franco, el neoliberalismo es franquista, Donald Trump es Franco e incluso, para los más radicales, hasta Íñigo Errejón es un poco Franco.



 

6. República. No cualquier república. No quieren una república a la francesa o a la alemana. Desean la vuelta del infierno de la Segunda República. Ese régimen cuasidictadorial marcado por continuos golpes de Estado que desembocó en una cruenta guerra civil. Ignoran que durante el periodo republicano también gobernó la derecha, de modo que solo les vale el famoso bienio reformista, idealizado hasta el absurdo, en el que tan bien se hizo que a los dos años arrasó la CEDA. El odio a la bandera y a los símbolos nacionales son también una insignia inconfundible. La bandera tricolor es su bandera. Una bandera que solo estuvo vigente durante 8 años en  contraposición a la rojigualda, la cual consideran franquista a pesar de tener más de 200 años de antigüedad.

 

7. Independencia. No quieren fronteras, están a favor de la entrada sin control de inmigrantes o refugiados, en definitiva, quieren dar la apariencia de internacionalistas, que es por lo que se ha caracterizado siempre la izquierda, excepto si se trata de Euskadi, Galicia y muy en especial Cataluña. Ahí les sale a borbotones el nacionalismo más hitleriano que se corresponde con un profundo odio hacia todo lo que tenga que ver con España. Dicen estar a favor de los referéndums separatistas pero realmente les encantaría que esos territorios fueran independientes, aunque ni siquiera vivan en uno de ellos. Un derecho de autodeterminación que no existe tal y cómo expliqué aquí -leer-

 

8. Anticatolicismo. Odian la religión católica, a los sacerdotes, a las monjas, las iglesias, todo lo referente al catolicismo. Ya saben, “arderéis como en el 36”. Pero lo curioso es que sienten un profundo respeto y admiración por el Islam, esa religión que profesa un profundo rechazo por la mujer o los homosexuales. No dudan en insultar a la Semana Santa mientras felicitan el Ramadán a toda la comunidad musulmana o en colgarse la bandera del feminismo mientras defienden el uso del burka en espacios públicos.

 

9. ETA: Quizás este sea el tema más serio. Y es que la equidistancia con la banda terrorista llega al nivel de pánico. Lejos quedaron aquellos tiempos en los que lo único que unía a los españoles era la lucha contra el terrorismo. Ahora ya vemos como normal algo terrorífico: que una parte de la sociedad no condene los 800 asesinatos de ETA o lo haga con la boca pequeña. Que simpaticen con una izquierda abertzale que ha causado tanto dolor durante tantos años. Que consideren al criminal, miserable y malnacido de Arnaldo Otegi un hombre de paz. Todo esto se ha normalizado. Incluso considerar a los protearras de Bildu posibles socios de gobierno.




Esta es la España que tenemos. Un país en el que la derecha es vista con ojos del diablo y la izquierda es incluso ensalzada por los medios de comunicación. Un país en el que puedes lucir sin pudor una bandera de la URSS cuando debería estar al mismo nivel que un trapo con la esvástica nazi. Un país en el que admirar a Stalin es de progres y votar a Rajoy es de fachas. En definitiva, un país sin solución. Sálvese quien pueda.



9 thoughts on “Cómo ser un progre

  • 15 octubre, 2017 en 11:37
    Permalink

    Hola Isaac, tus artículos y videos en YouTube son geniales.
    Aunque hay diversos temas en materia política que deberías ampliar.

    Escucha a Antonio García Trevijano en Radio Libertad Constituyente o en Libertad Constituyente Tv.

    Trevijano explica diversos aspectos políticos muy importantes y que son la causa de toda la corrupción política y el separatismo.

    El problema en España es que NO hay separación de los poderes del Estado y no hay representación política de los ciudadanos.
    De la ausencia de esos derechos políticos deriva todo lo que vemos hoy en España: corrupción política, separatismo,etc.

    Responder
  • 21 agosto, 2017 en 13:17
    Permalink

    Los progres son realmente abominables, seres defensores de terroristas, dictaduras e incluso genocidios siempre y cuando cumplan la labor ideológica ‘adecuada’.
    Lo más desagradablemente irónico es que en un sistema como el que buscan imponer no podrían hacer todo lo que en un sistema de libertades hacen, en regímenes de terroristas islámicos no podrían vociferar libremente por derechos para ‘minorías’ convenientes, en dictaduras socialistas no tendrían acceso a todas las comodidades que una economía de mercado les da para equiparse en su ‘lucha’, y en un genocidio sistemático, pues, serían asesinados.

    Responder
  • 20 agosto, 2017 en 22:11
    Permalink

    Me topé con este artículo gugleando “¿Por qué admiran dictaduras socialistas quienes no las viven?”.

    Comento desde la Venezuela socialista, y lo hago porque antes de que eliminen por completo el internet (ya varias veces en esta semana ha colapsado en todo mi municipio el servicio, que es monopolio estatal, y pues tal vez ya estén comenzando), quiero que conozcan la percepción de alguien que vive una dictadura socialista “progresista”, porque aunque no a todos les resulte interesante sí diré, modestia aparte, que resulta más válida que la de los progres defensores de dictaduras a miles de kilómetros: los socialistas son unos criminales.

    Porque ser socialista es mentir, engañar, manipular, y eso es un fraude.
    Ante las promesas de ‘accesibilidad’ destruyen el sistema productivo, incluyendo las condiciones monetarias que les son acorde, generando escasez (crónica) e (hiper)inflación, haciendo cualquier producto menos accesible de lo que lo es con “la derecha”.
    Ante las promesas de ‘igualdad’ imponen una serie de controles que solo entorpecen la Acción Humana y deben burlarse con corrupción, generando ciudadanos de primera (con acceso a servicios limitados) y ciudadanos de segunda (sin servicios controlados), haciéndolos menos iguales entre sí de lo que lo son con “la derecha”.
    Ante las promesas de ‘justicia’ profesan un cinismo cruel con el que demuestran que a los suyos nunca los tocará la justicia, solo a los del ‘antiguo régimen’ (“burgués” y “derechista”, por supuesto), plagando a la sociedad de muchas más injusticias de las que había con “la derecha”.

    En conclusión los progres son unos criminales; si son de los ingenuos (que hacen lo suyo sin saber que está mal) o de los malintencionados (que hacen lo suyo sabiendo que está mal), ya es otra cosa, lo único cierto es que los conscientes tendrán que dar la lucha, antes de que los tengan haciendo colas kilométricas para comprar comida racionada.

    Responder
  • 17 julio, 2017 en 6:48
    Permalink

    La libertad, si no es individual, NO es libertad y por tanto, los “progres” no aman en realidad la libertad o no tienen ni puñetera idea de que significa libertad.

    Por cierto, la propiedad, ES LIBERTAD, lo que no es libertad es que yo, por obligación, tenga que compartir si o si, yo (y cuando digo yo, quiero decir cualquier individuo) tengo derecho a decidir libremente y sin presiones si quiero o no quiero compartir y, en caso afirmativo, yo y nadie mas que yo tengo el legítimo derecho de decidir, de que manera, en que cuantía, cuando y con quien.

    Y que no me vengan con temas de “la ley de partidos” y demás, Bildu y semejantes, no son otra cosa que la rama política de la ETA, ni mas ni menos y, como además siguen los postulados marxistas, son TOTALITARIOS.

    Por cierto, en el artículo falta la “tolerancia” (que, en realidad es “tontorancia”), con algo tan totalitario o incluso mas, que el comunismo o el nazi-fascismo, EL ISLAM.

    Los progres apoyan la entrada de “refugiados” que NO son tal, sino que son una clara quinta columna del Islam, el cual tiene y siempre ha tenido un solo objetivo, islamizar a todo lo que se ponga por delante.

    La cosa es aun mas grave por cuanto, aunque en España en estas cosas (desgraciadamente, ya podíamos estarlo en otras) se pone siempre a la vanguardia, esto es una epidemia en todo occidente, tan epidemia que ya empieza a ser pandemia.

    Pero en otros países aun no tienen a un “Podemos” con tanta fuerza como los de aquí. Si que hay partidos de la misma calaña, pero aun son residuales.

    Y Podemos es lo peor que le puede pasar a la verdadera libertad, que, como ya dije al principio, es la LIBERTAD INDIVIDUAL.

    De cualquier forma, MAGNÍFICO artículo.

    Responder
  • 9 julio, 2017 en 20:39
    Permalink

    Hola, buenas. Por casualidad me he topado con este artículo de opinión tuyo vía twitter y no he podido evitar la tentación de leerlo y, ahora, comentarlo punto por punto. Lo primero es que tienes parte de razón al decir que España, y en especial las grandes ciudades y sus juventudes, se ha convertido, en su mayoría, en lo que muchas personas denominarían ‘’progre’’ el problema es que cuando se habla de ‘’progres’’ esta palabra no deja de ser una muletilla, algo vacío de sentido el cuál se utiliza como descalificativo, una palabra con un puro sentido retórico, para englobar desde feminismo hasta ciertas nuevas olas de comunismo pasando por los simpatizantes/inscritos de UP. Por lo que, una vez leído el texto, puedo concluir que con la palabra ‘’progre’’ usted se refiere al nuevo movimiento de izquierda, desde una nueva socialdemocracia hasta a ciertos sectores comunistas los cuales nacieron a partir del movimiento 15M.

    Una vez leída la introducción, empiezas a definir las cualidades de los ‘’progres’’. Aquí entramos ya en la primera falsedad: comentas sobre las cualidades de los llamados ‘’progres’’ es el amar a las dictaduras más sanguinarias: el apoyo e incluso vas más allá; el servilismo a las supuestas dictaduras de Castro y Maduro e incluso probablemente se refiera también a las supuestas dictaduras de Stalin Lenin y Mao. Teniendo en cuenta lo expuesto más arriba, es bastante difícil -por no decir imposible- el intentar atribuir a una muletilla ciertos aspectos identificatorios comunes que no vayan más allá de simples trivialidades ya que las ideologías nacientes del 15M suelen ser, en realidad, bastante diferentes entre ellas. Por lo que realmente el hecho de atribuir a todo un conjunto tan heterogéneo una posición determinada a un tema tan polémico y que suscita tanta controversia no es nada más que un fallo en la inducción, una generalización apresurada, una falacia.

    Pasamos al siguiente punto: pasando por alto el descalificativo de proetarra a una fuerza política completamente legal -recordemos que la ley de partidos contempla la ilegalización de partidos los cuales tengan relación con células terroristas como el PCE(r) y la antigua batasuna-, usted afirma que los progres odian a todos aquellos que no votan a lo que usted llama los ‘’partidos VIP del progrerío’’ que son: EH Bildu, Unidos Podemos, ERC y, para algunas personas, el PdeCat. Realmente tiene usted mucha razón en afirmar el hecho, pero su análisis del porqué se produce dicho hecho es totalmente erróneo; Realmente existe un cierto rechazo por parte de las juventudes que vivieron el 15M hacia otros partidos. Lo que usted no ha expuesto -o no ha querido exponer- es que de los grandes partidos los cuales tienen el apoyo popular suficiente para tener representación en el congreso y no ha mencionado -sin contar los partidos que van en coalición con otros partidos- son 5: PP, PSOE, C’s, PNV, y CC. De estos 5, actualmente, solo existe un rechazo total por parte de los ‘’progres’’ de 3; El PP, el PSOE y la recién adicción de C’s. Obviando que existen otros dos partidos que no son repudiados por los ‘’progres’’ pasaré a hablar del porqué existe el rechazo por esos tres partidos, y no es por su ideología, ya que supuestamente el PSOE tiene una ideología socialdemócrata y parcialmente estatista. Entonces ¿por qué este odio? Pues como toda persona que hubiera leído cuatro líneas sobre el 15M hubiera respondido: porque estos conforman el llamado ‘’bipartidismo’’ o viejos partidos con la adición de la llamada ‘’bastón del bipartidismo’’ o C’s. Es por ese motivo -identificarlos con la corrupción y el alejamiento de la cúpula de sus votantes- por lo que existe ese odio hacia dichos partidos.

    Pasamos al mejor punto de todos; el anticapitalismo: Antes de proceder a la crítica, he de confesarle que si no hubiera sido una persona con la suficiente paciencia -y porque no decirlo, aburrimiento- nada más leer este párrafo, se hubiera llevado las manos a la cabeza y hubiera vuelto a su página de Twitter para confirmar si es el adjetivo de periodista no es a lo mejor demasiado para usted. Prosigamos; en este párrafo por fin dice una cualidad común, una trivialidad, la cual realmente sí se cumple en todos y cada uno de los que se denominan popularmente ‘’progres’’ y es, como expones, el hecho de que toda esta gente siente una repulsión hacia el capitalismo. Para desmontar la vieja -y tan usada- disyuntiva entre oponerse al sistema y el vivir en él, consumiendo sus productos – que, en realidad, lo mismo de capitalista es una patata cultivada por un pequeño empresario que un Iphone creado por Apple, pero siempre se utiliza como objeto fetiche el Iphone- es algo que los mismos sistemas en oposición al contemporáneo siempre utilizan y no por ello caen en la hipocresía: Cuando en el mundo feudal, nació la revolución francesa con sus ideas de Estado racional (o dicho de otra manera, el estado capitalista), estos utilizaban, de manera completa, productos creados en la sociedad feudal. Y no solo métodos de subsistencia, también hacían uso de la tecnología más avanzada de la época. ¿Nace el capitalismo con la espina de hipocresía clavada en su espalda? Está claro que no, porque ningún sistema socioeconómico rechaza los productos del sistema al cual se opone. Éste únicamente se opone a las relaciones sociales las cuales brotan con respecto a la creación y distribución de dichos productos. Acabaré con la famosa cita del más destacados pensadores anticapitalistas; Karl Marx ‘’ “El comunismo no priva a nadie del poder de apropiarse productos sociales; lo único que no admite es el poder de usurpar por medio de esta apropiación el trabajo ajeno.” (Manifiesto del Partido Comunista, 1848.)’’ Sigamos.

    En el siguiente punto afirmas que los ‘’progres’’ ambicionan una sociedad basada en la esclavitud. Desconozco a que clases de pensadores ‘’progres’’ habrá leído los cuales exclamen que desean la esclavitud de sus pueblos o si, por el contrario, afirma esto en base a los hechos que ha experimentado de manera personal. Si nos decantamos por la primera opción, puedo afirmar sin ningún tipo de temor a equivocarme a que usted no ha leído a F. Engels en su libro titulado ‘’El Antidühring’’ donde si es verdad que habla sobre la libertad y hay una cierta crítica hacia ella, pero ésta no deja de ser constructiva. Todos los pensadores con una ideología progresista los cuales criticaran la idea de libertad lo hacían pensando en una idea de libertad mucho más amplia, la cual no contemplara el derecho a la propiedad burguesa como ‘’libertad’’. Puede estar en más o menos de acuerdo, no importa, lo importante en este caso es el reconocer que los progres no piensan en ‘’esclavizar a los demás’’. En lo siguiente tiene razón en el hecho de que la palabra ‘’neoliberal’’ no deja de ser el mantra de la izquierda para descalificar a su rival sin saberse a ciencia cierta que significa. Y aunque esto sea un artículo de opinión el cual puede decir lo que le dé en gana, le recomendaría que no pusiera palabras en la boca de sus contrincantes con el motivo de crear una posición más fácilmente atacable o, al menos, no lo haga evidentemente como: ‘’ Aunque el gasto público subiera al 100% seguirían diciendo que viven en una dictadura neoliberal’’. Por lo demás solo remarcar que el estado del bienestar en España es muy precario comparándolo con sus homólogos europeos, pero sí, quien ha articulado la Europa moderna no han sido los liberales, si no los socialdemócratas.

    Pasemos al punto de odio a los ricos. Aquí, para no tener que crear un libro sobre ideología y el cómo nacen los mitos como métodos estabilizadores del sistema -hay libros muy buenos sobre ello, déjeme recomendarle un libro para nada marxista llamado Homo Deus- Empezaré con el ejemplo. Amancio Ortega es un empresario español que empezó de la nada, tiene usted razón en eso, pero parece obviar el método en el que Ortega llegó a ser una de las personas más ricas del mundo. Continuas denuncias de asociaciones de derechos humanos avalan el hecho de que Amancio Ortega explota personas en Bangladesh, Brasil y Marruecos. Podrá entender pues, que no hace falta ni hablarle del cómo es realmente el trabajador aquel que produce toda la riqueza mediante el trabajo – el cual es comprado por el capitalista- para que la gente pueda oponerse a Amancio Ortega. Podrá usted entender que la caridad es un acto totalmente personal el cual no incumbe, para nada, sobre el hecho de que Amancio Ortega sea o no, un explotador y que la gente pueda criticarla o no. Un asesino no dejaría de ser un asesino, aunque se dedicara a regalar flores por la calle.

    Respecto al punto de Franco deberíamos hablar del mito de la transición -lo que haría demasiado extenso este texto, por tanto, no haré- del cómo los franquistas fueron totalmente amnistiados y el cómo, aún ahora, existen calles, monumentos, valles, personas condecoradas y asociaciones en honor de una época que supuestamente hemos superado todos juntos. Aun así, es cierto que la palabra franquista y Franco se utiliza, a veces, con más odio que cabeza.

    Sobre la república, me parece anecdótico y totalmente contradictorio que tilde, primeramente, de cuasidictatorial la II república española para justo después afirmar que dos años después de su instauración, la CEDA arrasara en las elecciones – se le vuelve a olvidar que la CEDA cayó por los casos de corrupción y volvió a ganar el progresismo-. No sé de donde saca usted los ‘’continuos golpes de estado’’ cuando realmente solo hubo uno, efectuado por San Jurjo, y algunos historiadores se empecinan en tildar la huelga de mineros asturiana y la declaración federalista de Cataluña como otra. Puede ser que la izquierda caiga, algunas veces, en la idealización de la II república. Pero lo importante y el porque es tan querida entre los ‘’progres’’ es porque ven que esa fue la época la cual el gobierno intentó parar el latifundismo-caciqusimo, el exceso de poder de la iglesia y los problemas estructurales con el ejército.

    Con el tema de ETA, estoy de acuerdo de que es un tema serio ya que en este momento estamos hablando de un hecho reciente el cual provocó muertes y secuestros por un bando y torturas, matonismo estatal y muertes -pero menos- del otro. No voy a ser yo quien diga que quiera a los terroristas vascos fuera de la cárcel; nadie va a devolver a las 800 familias a sus familiares así que, por lo menos, que paguen por el perjurio que le ha causado a esta sociedad en forma de miedo y muerte. Pero hasta ahí estaremos usted y yo de acuerdo. Porque, por desgracia, el estado no ha jugado limpio con el tema de ‘’actuar contra ETA’’ desde utilización de sus víctimas por parte de ciertos sectores de la derecha hasta algo mucho más grave como continuas torturas a supuestos etarras -no todos lo eran- de varias semanas por las cuales la ONU no para de condenar a España por este tema. No voy a jugar al juego de las condenas, pero sí voy a confesarle que lo único que deseo con el tema de ETA es que el país vasco pueda reconciliarse por el continuo conflicto estado-pueblo vasco que ha habido desde la época de Franco. Respecto a Otegi podría comentarle las declaraciones de varios organismos internacionales, jueces y políticos, pero solo hace falta ver lo contradictorio que resulta el ver a una persona presa por fundar un partido político supuestamente relacionado con ETA mientras que el mismo partido es legalizado y puede concurrir libremente a las elecciones.

    8. ETA: Quizás este sea el tema más serio. Y es que la equidistancia con la banda terrorista llega al nivel de pánico. Lejos quedaron aquellos tiempos en los que lo único que unía a los españoles era la lucha contra el terrorismo. Ahora ya vemos como normal algo terrorífico: que una parte de la sociedad no condene los 800 asesinatos de ETA o lo haga con la boca pequeña. Que simpaticen con una izquierda abertzale que ha causado tanto dolor durante tantos años. Que consideren al criminal, miserable y malnacido de Arnaldo Otegi un hombre de paz. Todo esto se ha normalizado. Incluso considerar a los protearras de Bildu posibles socios de gobierno.

    Más de 2000 palabras he necesitado. Espero que tengas la voluntad de leer mi contestación tal y como yo he hecho con el suyo y podamos tener una conversación más o menos normal.
    Saludos.

    Responder
    • 11 julio, 2017 en 8:09
      Permalink

      Iba a contestarte con una respuesta bastante amplia al estilo de la tuya, pero cuando he leído que has llamado “declaración federalista” al momento en que Companys se subió al balcón para proclamar la independencia de Cataluña he recapacitado y me he dado cuenta de que no tienes ni pajorela idea de todo lo que has escrito en esas dos mil palabras, eso sí, todas muy bonitas y muy bien redactado para dar una apariencia de coherencia y argumentario válido. Pero lo siento, no cuela. Un saludo.

    • 27 julio, 2017 en 20:16
      Permalink

      Un puto aplauso te mereces, no como el cuñadito este que reconoce su propia ignorancia admitiendo no leerse un artículo pero opinando “que no cuela”. Seguro que también tiene un amigo gay negro.

  • 9 julio, 2017 en 16:41
    Permalink

    Mas claro agua, aqui todos, bueno casi todos son de un progre del copom, pero con los €uros de los demas, cuando se terminen veremos, de momento vivir del cuento de la PROGRESIA.

    Responder
  • 9 julio, 2017 en 15:21
    Permalink

    Si toleras comentarios y actitudes machistas o denigrantes para la mujer cuando vienen de políticos o famosillos de la izquierda.
    Si te consideras radicalmente anticatólico y a pesar de ello te casas por la Iglesia, bautizas a tus vástagos y los llevas a colegios religiosos. Si muestras condescendencia hacia religiones que maltratan a la mujer, a la infancia, a las demás creencias y a la integridad del ser humano.
    Si eres de los que creen que la pena de muerte es exclusiva de los “yankis” aunque miles de personas mueran al año ejecutadas en dictaduras socialistas y comunistas. Si manseas afirmando ser anticapitalista y antiamericano con tu iPhone en la mano, tus Nike en los pies y una Big Mac con Coca-Cola en el plato.
    Si anhelas emular a Bardem, defensor de los pobres, anticapitalista y antisemita y reservar toda una planta del más lujoso y judío Hospital de Beverly Hills cuando nazcan tus hijos.
    Si eres aún capaz de sostener hoy que Aznar llevó a España a la guerra de Irak en 2003 e ignorar que Felipe González realmente sí lo hizo en 1991 en ese y otros conflictos bélicos.
    Si piensas que los ‘trajes de Camps’ son corrupción pero ‘el chalet de Blanco’, no. Si la Gürtel es corrupción pero los ERE’s de Andalucía, no. Si el caso Bárcenas es corrupción pero Filesa, Roldán, GAL, Juan Guerra, fondos reservados, no. Si te consideras pacifista como ZP, con quien fabricamos y vendimos más armas que nunca.
    Si te va el sectarismo de los Wyoming, Sardá, Buenafuente, Évole, Eva H, Gabilondo y tantos otros. Si odias a Federico Jiménez Losantos, Esperanza Aguirre, Terstsch o Aznar en la misma medida que adoras a Garzón, Iglesias, Almodóvar o Ruiz Gallardón.
    Si aceptas sin pestañear que un Gobierno dé un chivatazo a los asesinos de ETA para que huyan de una inminente detención y además eres de los que sintieron lástima por la teatral “delgadez” de De Juana Chaos, pero sus 25 víctimas te importan una higa.
    Si no desperdicias ocasión de mostrarte antitaurino siendo un perfecto analfabeto del toro bravo. Si dices ser antinuclear y ecologista a boca llena, reciclador y no contaminador mientras conduces tu todoterreno.
    Si has sido capaz de no levantar la voz en las dos legislaturas de Zapatero mientras nos sumía en la más profunda crisis que ha conocido España, pero tienes los arrestos suficientes para culpar de todo a los que han venido detrás.
    Si estás a favor del aborto y no crees que el feto sea un ser humano. Más aún, si tienes la suficiente fuerza moral para aceptar que las niñas aborten o tomen píldoras abortivas sin control ni conocimiento de sus padres.
    Si te estremeces ahora ante un desahucio, sabiendo que desde 2004 se vienen produciendo en similar número. Si tu solidaridad termina cuando das un euro en un semáforo. Si consideras un héroe al sindicalista proetarra Sánchez Gordillo.
    Si estás a favor de la libertad de un único tipo de prensa y de pensamiento.
    Serás propietario de la verdad absoluta y un halo de superioridad moral te acompañará donde vayas y lo que es más, serás un auténtico progre español, jomío.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR