El Orgullo es suyo

Ayer se celebró en Madrid el tradicional desfile de Orgullo LGTBIQ+ (el + era ya porque no sabían cuántas letras más inventarse) y si hablamos de tradiciones tenemos que mencionar también el sectarismo y la ideología que impregna año tras año a este movimiento. Y es que el orgullo hace tiempo que pasó de ser un acto reivindicativo para convertirse en practicamente las fiestas patronales del centro de Madrid. Reivindicación poca existe ya en este espectáculo multicolor que, con la excusa de la normalización del colectivo, colapsa todo Madrid hasta el punto de que cerca de un millón de personas se concentra en apenas unas calles.

Pero no es del número de asistentes ni de los kilos de basura que se acumulan de lo que vamos a hablar hoy sino de la razón por la que este desfile y, en general esta fecha tan reivindicativa, tiene un carácter meramente comercial y de escaparate para ciertas ideologías y partidos políticos. Hace tiempo hice un video sobre la imperiosa necesidad de que los gais deban ser de izquierdas y sobre la utilización que hacen de este colectivo ciertos partidos para llenar su cartera de votos, así que en esta ocasión he decido escribir un artículo a modo de continuación de aquel video ya que hay datos nuevos que aportar, sobre todo después del espectáculo que pude contemplar en aquella “manifestación” en primera persona.

Hace unas semanas, los organizadores del Orgullo decidieron vetar la presencia del Partido Popular en la manifestación del 7 de julio, la razón (más bien la excusa) ha sido el incumplimiento de Ley de Transexualidad aprobada por la comunidad de Madrid hace un par de años. ¿En qué consiste esta ley? Pues básicamente es una cosa más que se inventó la oposición para contentar a los jefazos del colectivo y que consintió la gayfriendly Cristina Cifuentes aunque finalmente se abstuviera en la votación. Con esta ley, cualquier persona (niños incluidos)  pueden cambiar de género en su documentación sin tener que pasar por ningún diagnóstico, el único requisito será “el sentimiento de pertenencia a un género”. Tócate el higo.

  • Ninguna persona será objeto de requerimiento alguno de pruebas de realización total o parcial de cirugías genitales, tratamientos hormonales o pruebas psiquiátricas, psicológicas o tratamientos médicos para hacer uso de su derecho a la identidad de género o acceder a los servicios o a la documentación acorde a su identidad de género sentida en las administraciones públicas o entidades privadas de Madrid

El caso es que según la diputada socialista Carla Antonelli, el PP ha incumplido esta ley desde el principio y esa es la razón del veto en la manifestación de este año.

El PP siempre ha sido vetado en las fiestas del Orgullo, este año ha sido noticia porque en 2017 se les levantó esa prohibición y éste se ha vuelto a producir. Así que me asalta una duda. Si los populares incumplen esta ley desde su aprobación, ¿por qué el año pasado sí fueron invitados al desfile y este año no? La explicación es sencilla, el levantamiento del veto está directamente relacionado con la obsesión que tenía Cristina Cifuentes de contentar a todos los colectivos y organizaciones que detestan a su partido, regándoles a subvenciones y aprobando todas las leyes que querían (no solo del colectivo LGTBI). Pero debido a que la aliada Cifu ya no está, el veto ha vuelto a caer sobre los populares. Esta es la razón, ni más ni menos, de que se haya prohibido encabezar la manifestación nada menos que al Presidente de la Comunidad de Madrid. Movimiento inclusivo y tolerante donde los haya.

Y, ¿qué hay de la tolerancia y el respeto que propugna el colectivo? Pues es una pantomima más. Ayer pude presenciar cómo la carroza de Ciudadanos era abucheada a su paso por el Paseo del Prado y la de Podemos aplaudida como si fueran estrellas de Hollywood, (a pesar de que la formación naranja es la única que defiende la gestación subrogada que va en beneficio directo de todo el colectivo y que supuestamente llevan años reclamando). Es una prueba más de que hay ciertas personas dentro de este movimiento que no aceptan que puedan existir homosexuales que no sean de extrema izquierda o del PSOE. Es la famosa homofobia de la que hablé en aquel video -Click AQUÍ– y que un servidor sufre a diario. Si eres de izquierdas eres homosexual, si eres de derechas eres un “puto maricón”. Algunos ejemplos:

               homo 1 homo 2 homo 3

Esto demuestra que la izquierda no es gayfriendly por sus ideales de respeto y tolerancia a la diversidad sino por conveniencia y sectarismo, ya que aunque coincidas con ellos en los aspectos referentes al colectivo LGTBI, si votas a un partido que no les gusta sufrirás su homofobia que es hasta peor que la homofobia tradicional ya que viene de dentro del propio colectivo que debería proteger tus derechos.  Y ocurre lo mismo con el feminismo, donde una mujer que no cumulgue con este feminismo radical y absurdo de tercera ola que impera hoy en día será excluida y dejada a su suerte.

Pero, ¿cuál es la razón que esgrime el “colectivo” para abuchear la carróza de Cs?

 

Ninguna, simplemente que no son de izquierdas. Bueno, en realidad sí suelen dar una razón, pues en rebuscar cosas sobre otros son especialistas. La excusa es una recóndita entrevista que Albert Rivera dio en el jurásico a una revista online practicamente desconocida y en el que sacaron una frase de contexto en la que el líder de Cs decía que el “llamar matrimonio a la unión de dos homosexuales genera tensiones innecesarias”. Claramente alguien lee esto y podría pensar que Rivera es un repugnante fascista homofóbo, transófobo y demás cosas terminadas en fobo, pero nadie se ha molestado en leer la entrevista completa así que un servidor os la va a enseñar para demostraros el nivel de manipulación al que llega nuestra izquierda cavernaria proLGTBIDEKKDOWMVIS. http://archivo.dosmanzanas.com/index.php/archives/1335

 

Captura de pantalla 2018-07-08 a las 12.34.12

Y en este video, su opinión completa sobre el matrimonio gay

Pero la culpa la tienen ellos por intentar integrarse en movimientos que jamás les aceptarán. Movimientos exclusivos que presumen de tolerancia y rezuman sectarismo. De nada sirve que el PP haya pedido perdón por activa y por pasiva por aquel recurso presentado hace 12 años contra el matrimonio igualitario, de nada sirven las numerosas leyes LGTBI aprobadas en muchas de la comunidades gobernadas por ellos, siendo Galicia pionera en la legislación más avanzada de Europa, de nada sirve ponerse la banderita multicolor todos los años, siguen siendo unos despreciables homófobos que no merecen defender ni incluirse dentro de la causa homosexual. En cambio, jamás hemos visto al PSOE pedir perdón por mandar al paro a 3 millones de personas, por arruinar el país económica y socialmente y por provocar, por inacción, la mayor crisis económica de nuestro país en décadas y ahí los vemos, dando lecciones sobre cómo crear empleo y criticando reformas laborales que han permitido la práctica recuperación de los puestos de trabajo que ellos se habían cargado. Así funcionan las cosas.

Sin embargo, es posible encontrarse con gais comunistas, gais con la camiseta del Ché Guevara, gais stalinistas y no caérseles la cara de vergüenza al apoyar a ideologías o personajes que perseguían la homosexualidad o directamente los encerraban en campos de trabajo como hacía el famoso libertador de la revolución cubana. Personajes como el Ché admirados e idolatrados por el histórico Partido Comunista, actualmente dentro de la coalición Unidos Podemos, carroza alabada y aplaudida en el día de ayer.

En este video podemos ver cómo Pablo Iglesias llama “mariconada” al teatro y es ensalzado por el colectivo LGTBI y por representantes de la cultura. Fue una frase desafortunada, no pasa nada, Pablo apoya a la causa.

Pero a Albert Rivera no se le perdona ni siquiera una frase en la que además no llamaba maricón a nadie y que estaba completamente descontextualizada tal y como he demostrado en la entrevista que os enlazado.

Todo esto demuestra el sectarismo que impregna estos movimientos, la necesidad de la izquierda de abarcar todo movimiento social para provocar el mayor ruido posible, hacerse notar y excluir a todo aquel que no sea de su cuerda y se atreva a defender lo mismo que ellos. No se puede consentir. Pero algunos seguirán poniendo la otra mejilla intentando caer bien a un sector de la sociedad que hará todo lo posible por destruirlos, los históricos complejos de una derecha que parece que no aprende ni siquiera a base de tortazos. Ya saben, el Orgullo es respeto y tolerancia, ¡disfrútenlo el próximo año!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR