Echenique, El Espurio

La maldad tiene muchas formas pero hay un rasgo característico a todas las personas que la poseen: la inteligencia. No todas las personas inteligentes son malvadas pero sí todos los malvados son inteligentes. Pablo Echenique es una mente brillante, un científico del CSIC con un currículum espectacular. Pero Pablo Echenique también tiene otra cualidad, por llamarlo de alguna forma: la maldad. Hace de la mentira un discurso y estoy convencido de que no es por ignorancia sino por sus enfermizas ganas de implantar en España una dictadura a la imagen y semejanza del Madurismo más puro. Un argentino kirchnerista que vino a España porque en su país de origen se habría muerto de hambre con un gobierno que imitaba al chavismo. Un personaje que es la viva imagen del totalitarismo, más incluso que su alter ego, Pablo Iglesias, o mejor dicho, el ideólogo y ejecutor de todo esto en la sombra: Juan Carlos Monedero.

Pero lo peligroso no es que esta gente piense así, sino que un partido de gobierno como el PSOE haya adoptado su discurso y sus formas. PSOE y Podemos se han aliado (otra vez) para desmontar la democracia y el Estado de Derecho. Los socialistas siempre han intentado, desde sus inicios, destruir España. Nunca lo han conseguido y ahora va su enésimo conato.

Todos llevamos escuchando, desde que Sánchez es presidente, las cacicadas y golpes del Gobierno que, durante 2 meses, se está dedicando a tres cosas: a enfrentar a la sociedad, a usar el dinero público para usos privados y a realizar concesiones a todos los que quieren cargarse la integridad territorial del país. Pedro Sánchez, un ser acomplejado, es, ahora mismo, lo más parecido a un dictador que hemos tenido en los últimos 43 años. Pero va a más y además con la complicidad de la mayoría de los medios de comunicación. El PSOE también ha adoptado (más que nunca) el discurso de la mentira de Podemos, pero en esta ocasión hasta límites aberrantes. La última cacicada ha sido intentar cargarse el Senado, el último resquicio de poder que tenía el PP, poder dado por los españoles en las urnas. Saben que hacer esto es un auténtico golpe dictatorial y una prueba más del totalitarismo que les caracteriza pero sabían como venderlo: mediante la mentira.



Echenique fue el impulsor de la falacia que siguieron todos los miembros de Podemos y del PSOE. Manipular a las masas aborregadas, darles pan y circo mientras desmantelan la democracia. De ahí que el tema candente en la actualidad sea Franco mientras, tras la puerta del consejo de ministros, el Gobierno se está dedicando a atarlo todo para evitar que la derecha vuelva al poder, algo que intentó Zapatero pero que se le vino abajo cuando estalló la crisis.

 

Al aberrante tuit de Echenique se le unieron las declaraciones de Adriana Lastra, la portavoz del PSOE en el Congreso. Todos sabemos que Adriana no tiene ningún tipo de estudio más que el graduado escolar. No es un ataque, no le reprocho el no haber estudiado pues no conocemos sus circunstancias personales, pero lo que sí es reprochable es que ni siquiera haya hecho un mínimo esfuerzo por conocer la profesión a la que se dedica, la política. A un político se le exige, como mínimo, que conozca la Constitución, o al menos que sepa por qué es cargo público, quién le ha votado y por qué ha sido elegido. Pero a Adriana Lastra le dio pereza hasta eso, así que no dudó en hacer unas declaraciones que en cualquier país decente inhabilitarían a un político para volver a abrir la boca. Adriana dijo nada más y nada menos, que el Senado era antidemocrático y que la soberanía nacional estaba en el Congreso de los Diputados. Bien, esto es un extracto de la Constitución Española.

Captura de pantalla 2018-08-25 a las 18.24.45

Sinceramente, o Adriana Lastra es una analfabeta o no ha votado en su vida. Me inclino más por lo primero así que vamos a explicar cómo se elige al Senado en España ya que esta señorita y, por lo visto, Echenique, toda su tropa y el PSOE al completo, no saben que, cuando acudimos a las urnas cada cuatro años, estamos votando en dos elecciones distintas: una para el Congreso y otra para el Senado, con dos papeletas distintas y bien diferenciadas.

Al contrario que en las elecciones al Congreso, donde se votan listas cerradas y bloqueadas, es decir, votas a un partido en un pack, las elecciones al Senado son, quizás, las más legítimas y democráticas (dentro de la legitimidad que obviamente tienen las dos, luego ya podemos entrar en la utilidad o no de esta cámara). Cuando votamos al Senado, tenemos que marcar tres nombres en la mayoría de provincias, pueden ser incluso personas de partidos distintos. Los más votados en cada provincia obtienen escaño en el Senado (además de los 58 senadores por designación regional), por eso nunca se dan los porcentajes de voto de las elecciones al Senado pues no se calculan por partidos sino por personas.



Que Echenique confundiera (a propósito) el 30% de votos (33 realmente) del PP en el Congreso con los Senadores obtenidos o que Adriana Lastra deslegitimara el Senado como si nadie lo hubiera votado es un hecho gravísimo que denota que estamos en manos de auténticos inútiles, totalitarios o ignorantes. Pero lo mejor es que sus acólitos se han tragado el cuento como pavos. Fue decir Echenique esas palabras del tuit anterior y segundos después podías encontrarte con miles de usuarios diciendo exactamente la misma barbaridad para justificar el golpe dictatorial que pretenden dar. Amén de este otro tuit que provoca auténtico pánico.

 

Acudamos a la RAE para leer la significado del término “arrebatar”.

rae

 

Sí, arrebatar, en el contexto utilizado por Echenique significa “quitar con violencia y fuerza”. Si os sorprende esta expresión del Secretario de Organización de Podemos, es necesario ponernos en antecedentes ya que, en 1999, una de las primeras medidas de Hugo Chávez fue precisamente eliminar el Senado para que quedara únicamente la cámara de diputados, llamada allí Asamblea Nacional. Y, ¿qué ocurrió cuando hace unos años el chavismo perdió la mayoría en esta Asamblea? Fácil, que el Tribunal Supremo, controlado por el chavismo, eliminó las funciones legislativas de esta cámara y Venezuela se convirtió oficialmente en una dictadura.

No es ni más ni menos que lo que pretenden hacer el PSOE y Podemos, siguiendo calcados los pasos aprendidos en aquella escuela de la que bebieron todos los líderes del Podemos y a la que ahora el PSOE se ha sumado.

Y, ¿pensáis que alguien va a hacer algo por España? Lo dudo mucho. Mientras el PP sigue con su corrección política en lugar de movilizar al electorado para que salgan a protestar o mientras ciudadanos está pendiente de la próxima encuesta que salga para ver qué postura toman, los españoles ven como no solo no hay oposición a esto sino que la que hay en el Congreso es una oposición cobarde y acomplejada, que es en lo que convirtió Rajoy al PP o lo que es el partido de Rivera, que se arrima al sol que más calienta. En España hay una derecha social huérfana de derecha política. Muchos dicen que VOX es la solución. Yo no creo que en soluciones mágicas ni en el advenimiento de un líder que arregle los despropósitos y los desastres del país, ya hemos visto la experiencia de muchos mesías que han acabado en fiascos de proporciones épicas. Yo no tengo la solución pero sé quién está provocando el problema. Igual es ahí por donde tenemos que empezar.



Deja un comentario en: “Echenique, El Espurio

  • 25 agosto, 2018 en 17:07
    Permalink

    Creo que Vox si puede ser el remedio

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR